Venus Williams hace historia: a los 36 años es finalista en Australia y buscará el título ante Serena

Venus Williams se impuso a Coco Vandeweghe y clasificó para la final del Abierto de Australia
Venus Williams se impuso a Coco Vandeweghe y clasificó para la final del Abierto de Australia Crédito: Twitter
En la primera semifinal le ganó a Coco Vandeweghe por 6-7 (3-7), 6-2 y 6-3; en su primera final de Grand Slam tras ocho años se medirá con su hermana menor
José Luis Domínguez
(0)
26 de enero de 2017  • 00:26

A los 36 años, Venus Williams se anotó una página más dentro de la historia grande. La mayor de las hermanas Williams se impuso a su compatriota Coco Vandeweghe por 6-7 (3-7), 6-2 y 6-3, y se clasificó para la final del Abierto de Australia. Una situación que Venus vivió muchas veces cuando era joven, pero que hace mucho tiempo no disfrutaba: su última final de Grand Slam previa a esta definición fue en Wimbledon 2009, mientras que no llegaba al último partido del abierto australiano desde 2003, cuando perdió la posibilidad de ganar el título a manos de Serena, su hermana menor. En tanto, su último título de Grand Slam lo ganó en Wimbledon 2008, hace nueve años, cuando superó... a Serena.

Pues bien: el clásico entre las hermanas tendrá otro capítulo épico, pues las Williams, que han marcado a fuego las últimas dos décadas del tour femenino, volverán a medirse en una definición mayor. Tras el éxito de Venus, Serena no tuvo piedad de Mirjana Lucic Baroni, a la que superó por 6-2 y 6-1, en apenas 50 minutos.

En una semifinal tensa, Venus consiguió superar no sin esfuerzo a Vandeweghe. La neoyorquina, 35a del mundo y de 25 años, era la más joven de las cuatro semifinalistas y en este Australian Open disfrutaba el mejor Grand Slam de su carrera. De hecho, se quedó con el primer set, pero Venus no se rindió y dio vuelta el encuentro a partir del segundo parcial, cuando cometió menos errores no forzados e hizo valer su mayor experiencia en esta clase de compromisos.

Venus Williams, que sufre desde hace años el síndrome de Sjögren, una enfermedad autoinmune que le causa fatiga y dolores en las articulaciones, estuvo mucho tiempo sin jugar, o sin llegar a instancias decisivas, al mismo tiempo que se veía opacada por Serena, su hermana menor, que dominó el tour femenino en los últimos tiempos. Pero en 2016 volvió a formar parte del Top 10, y aquí, en Australia, se dio el gusto de estar nuevamente en las etapas más trascendentes del torneo.

En la segunda semifinal, Serena Williams no encontró equivalencias en su duelo contra Lucic, la 79a del mundo. La croata de 34 años, que vivió su cuento de hadas en Melbourne, poco pudo hacer ante la número 2 del mundo.

Serena, de 35 años, apunta a conquistar Australia por séptima vez (se impuso en 2003, 2005, 2007, 2009, 2010 y 2015) y a redimirse de la final perdida el año pasado ante Angelique Kerber.

El del sábado será el 28vo partido entre las Williams, con ventaja de Serena de 16-11 en el historial entre ambas, tras casi dos décadas de encuentros profesionales, sin contar exhibiciones. En Australia se enfrentaron en un par de ocasiones, con un triunfo por lado: Venus ganó el primer duelo, en la segunda rueda del torneo de 1998, mientras que Serena se impuso en la final de 2003. Habrá que esperar para ver si Serena cosecha su séptima corona en Melbourne y obtiene su 23r título de Grand Slam, o Venus celebrará por primera vez en Australia. A su modo, juntas o cada por su lado, las Williams vuelven a ser protagonistas. A lo grande.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.