Nick Kyrgios: el bad boy cruzó los límites

Jugando ante Wawrinka, el australiano se refirió a la novia del suizo con groserías; fue multado y abucheado
Nick Kyrgios, el chico malo que revoluciona el circuito
Nick Kyrgios, el chico malo que revoluciona el circuito Fuente: AP
Jugando ante Wawrinka, el australiano se refirió a la novia del suizo con groserías; fue multado y abucheado
Sebastián Torok
(0)
14 de agosto de 2015  • 13:49

Nicholas Hilmy Kyrgios , australiano, de padre griego y madre malaya, encandiló al mundo tenístico el año pasado, en Wimbledon. Primero, venciendo en la 2a rueda a Richard Gasquet en cinco sets y levantando ¡9! match points. Dos partidos más tarde, eliminando a Rafael Nadal, por entonces líder del circuito, en la pista central del All England y exhibiendo tiros propios de un video juego. Su crecimiento no se detuvo. Siguió haciendo ruido. Sus conductas tampoco pasaron inadvertidas, claro. De 1,93m, fanático del básquetbol, golpes fortísimos, irreverentemente talentoso, algo payasesco (entró en varios partidos luciendo auriculares rosa furioso y colores en el cabello) y eléctrico. Protagonizó diversos entredichos con rivales, árbitros y espectadores. Es l a bandera de los "bad boys" que añora John McEnroe entre tanta corrección de las figuras actuales. Pero, en el Masters 1000 canadiense , Kyrgios cruzó el límite. El bochorno y la falta de caballerosidad le ganó la pulseada al show periférico a las raquetas que suele brindar.

Anteanoche, durante un partido tenso frente a Stan Wawrinka , en el que el suizo se retiró cuando caía 7-6 (8), 3-6 y 0-4, el jugador de 20 años y 41° del tour, dijo, mientras le daba la espalda a su rival buscando pelotitas para sacar: " Kokkinakis se acostó con tu novia, siento decírtelo colega". Kokkinakis es Thanasi, otro talentoso australiano de la generación de Kyrgios y compañero del equipo de Copa Davis. Y la "novia" a la que se refirió es la tenista croata Donna Vekic. De 19 años y 127° de la WTA, fue vinculada con Wawrinka después de que el vigente campeón de Roland Garros se separara de quien es la madre de su hija. El saludo final entre ambos en la red fue cordial, pues Wawrinka no escuchó lo que había dicho Kyrgios y que sí captaron las cámaras de TV. Pero ya enterado de lo sucedido en el vestuario, el helvético enfrentó a Kyrgios y, según la prensa canadiense, personal de la ATP debió separarlos. "Trató de evitarme pero me enfrenté a él. Lo que pasó se quedará en el vestuario", reconoció el número 5 del ranking.

Inmediatamente, sobre todo en las redes sociales, la indignación con Kyrgios aumentó. Se lo censuró no bien terminado el partido. "Mis comentarios fueron hechos en el calor del momento y son inaceptables en varios niveles. Además de la disculpa privada que he hecho, me gustaría pedir una disculpa pública. Asumo toda la responsabilidad por mis acciones y lamento lo que pasó", fue el descargo del australiano en su cuenta de Facebook. Pero ya era demasiado tarde. "No es la primera vez que tiene problemas serios en la pista en relación a lo que dice o por cómo actúa. Solo espero que la ATP tome grandes medidas contra él porque es joven, tal vez? pero esto no es excusa. En cada partido tiene problemas, en cada partido se comporta mal", se quejó Wawrinka, en rueda de prensa. Y amplió, en Twitter: "Lo que se dijo no se lo diría ni a mi peor enemigo. Caer tan bajo no solo es inaceptable sino que también increíble".

La ATP , tras revisar las imágenes de lo sucedido en la noche canadiense, lo multó con 10.000 dólares. Al margen de tratarse de la cifra máxima establecida para excesos verbales y conducta antideportiva, la misma resultó muy pobre (solamente por jugar la 1a rueda en Montreal cada jugador embolsó 12.710 dólares). Horas después, seguramente impulsada por las grandes repercusiones del caso, la ATP añadió otra multa económica a Kyrgios, de US$ 2500, aunque por conducta antideportiva con un alcanzapelotas. También se le inició una "investigación" por sus comportamientos, acción que abre la posibilidad a más sanciones económicas y hasta a suspensión de torneos.

Tenistas actuales y retirados coincidieron reprobando a Kyrgios. "Lo multaron, lo merecía. Creo que va a terminar aprendiendo por las malas. Espero que esto no vuelva a sucederle. Entiendo que, emocionalmente, todos los jugadores pasan por muchas cosas en un partido. Pero eso no habilita a creer que está todo justificado. Entre los jugadores hay un respeto que él tiene que aprender a manejar", afirmó el número 1, Novak Djokovic . Mark Woodforde, ex número 1 de dobles en 1992, aseveró en la BBC Radio: "Como un australiano estoy amargamente decepcionado de que un compatriota en un ámbito competitivo, en el fragor de la batalla, haya llegado a esos comentarios despectivos. Es terrible, fuera de lugar".

Pocos tuvieron piedad, mucho menos en Twitter. "Es inaceptable. Las multas económicas no sirven de nada con esta gente. Es hora de sanción ejemplar", publicó el español Feliciano López . Y su compatriota Carlos Moya le respondió: "Así es, aunque entiendo que el mayor castigo vendrá del propio players lounge". "Esto fue realmente muy, muy bajo, Nick Kyrgios. Espero que tengas gente alrededor que te enseñe una o dos cosas sobre la vida. Muy mal", escribió Magnus Norman, coach de Wawrinka. También Victoria Azarenka y Brad Gilbert desaprobaron la actitud de Kyrgios, que sumó como asesor en su equipo a Lleyton Hewitt , precisamente un tenista que no se identificó por la buena conducta...

La grosería de Kyrgios hizo reaccionar al público canadiense, habitualmente correcto. Los espectadores ayer silbaron al australiano cuando éste pisó el court Banque Nationale para jugar por los octavos de final frente a John Isner (EE.UU.). Y luego, cuando perdió por 7-5 y 6-3, se marchó rápido del estadio y abucheado por la mayoría. Lo que hizo fue vergonzoso y deberá convivir con los reproches durante un buen tiempo. ¿Recapacitará? Difícil.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.