Japón y la organización desmienten la cancelación de los Juegos Olímpicos de Tokio, pero un antecedente deja en pie la duda