Con la muerte de Ernesto Romero, el turf pierde un notable entrenador clásico