El origen de "Derby", de las carreras de caballos a todos los clásicos deportivos

Ganar el Derby de Epsom, el que dio origen a todos los derbies, es una tradición de 240 años
Ganar el Derby de Epsom, el que dio origen a todos los derbies, es una tradición de 240 años Fuente: AFP
Gustavo S. González
(0)
22 de mayo de 2019  • 23:59

Derby español, Derby de Madrid, Derby della Madonnina. El fútbol se apropió de términos hípicos en su acervo para denominar partidos como Atlético Madrid-Real Madrid, Real Madrid-Barcelona y Milan-Inter, entre otros. Son nombres propios que el turf aportó a la cultura deportiva, y a la cultura en general, en la forma de sustantivos comunes. Todos entienden cuando se habla de que un político "está en la gatera" ante una contienda electoral, o que la construcción de un viaducto entró "en la recta final", o que un candidato "se mancó" antes de llegar al disco.

No hace falta explicar qué significa cada figura. Esperar un momento trascendente como si fuera la largada de una carrera de sangre pura; acometer el tramo decisivo de ciertas situaciones y fallar cuando se está a un paso del objetivo requerirían sintaxis extensas (como las que se acaban de leer), pasibles de caer en retruécanos y de empalagar, cuando se tiene a mano semejantes sinónimos, directos, atractivos.

Se cumplen 240 años del primer Derby de Epsom o Epsom Derby. En 1779, el revoleo al aire de una moneda decidió su nombre. Había carreras desde 1661 en el hipódromo de Epsom Downs, pero fue solo en ese año que el 12º Earl of Derby o Conde de Derby (el actual es el 19º) propuso organizar una carrera para potrillos de 3 años como complemento de "The Oaks", la versión para hembras de esa categoría, que se corre desde aquel año en Epsom Downs.

El Earl of Derby o el Conde de Derby, que en 1879 tiró la moneda para bautizar, un par de siglos después, varios clásicos en el mundo
El Earl of Derby o el Conde de Derby, que en 1879 tiró la moneda para bautizar, un par de siglos después, varios clásicos en el mundo

The Oaks era el nombre de la residencia que Edward Smith-Stanley, conde de Derby, tenía cerca del hipódromo, y en una cena allí, con su amigo Sir Charles Bunbury pensaron en la nueva carrera. Unas horas antes, el conde de Derby había ganado el primer Oaks con su yegua Bridget, y tuvo la cortesía de ofrecerle a su noble invitado (fue presidente del Jockey Club británico) que pusiera su nombre al nuevo clásico. Sin embargo, Bunbury pidió que se dirimiera con una moneda al aire. y ganó Derby. Por suerte.

El 4 de mayo de 1780, un año después de que se organizara y definiera la fecha (actualmente se corre el primer sábado de junio) un caballo de Lord Derby, Diomed, ganó el primer Epsom Derby en la pista de césped del hipódromo de la localidad de Surrey (dentro de la cual está Epsom), en el sudeste de Londres. El premio para el propietario fue de 1075 libras con 15 peniques.

Bielsa no lo sabía

Debe de haber algo en el aire que se respira en ese condado, porque 240 años más tarde, un director técnico argentino tuvo un gesto de desprendimiento para con el equipo de la localidad, Derby County, cuando hizo que los jugadores del suyo, Leeds United , se dejaran hacer un gol para enmendar lo que consideraba injusto. Y, de paso, sanar algo las heridas que dejó un affaire de espionaje en un entrenamiento del Derby. Es difícil que Marcelo Bielsa sepa que hubo hace dos siglos otra noble concesión a otro "Derby".

En el turf, el Derby consagra al mejor potrillo de 3 años del año en casi todo el mundo, aunque se lo ubica en distintos momentos de la serie de la Triple Corona, que integra. El de Epsom es la segunda etapa en Inglaterra; el de Kentucky, en Estados Unidos, inicia ese camino, que en apenas cinco semanas termina con tres clásicos extenuantes; en la Argentina, es el final de la Triple Corona: nuestro Derby es el Gran Premio Nacional , 2500 metros en Palermo, que llega después de las Polla de Potrillos y Potrancas y el Gran Premio Jockey Club. Derby y Nacional son sinónimos, pero en este caso es más para entendidos; el nombre que reverbera en propios y extraños y al que el tango le dedicó varias páginas es "el Nacional".

El GP Nacional, el Derby argentino

Una moneda decidió el destino de una palabra que suena agradable, no solo familiar, para referirse a un gran acontecimiento deportivo. Si el metal hubiera caído del otro lado, hoy se hablaría del Epsom Bunbury, del Kentucky Bunbury, y el Bunbury Della Madonnina. Largo e impuramente pronunciable para los latinos, con seguridad. La vuelta que dio, instauró un título universal.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.