Fuera de libreto: ganadores con historias atípicas en las pollas de Palermo, donde también se gritó el gran triunfo de Ivar en Estados Unidos

Top One City (der.) contuvo a los hermanos paternos Seteado Joy y Nixon Joy (izq.) en la Polla de Potrillos de Palermo.
Top One City (der.) contuvo a los hermanos paternos Seteado Joy y Nixon Joy (izq.) en la Polla de Potrillos de Palermo. Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
Carlos Delfino
(0)
4 de octubre de 2020  • 00:19

El turf argentino pasó de la angustia de la falta de competencias por casi seis meses a vivir una tarde, la de este sábado, que no estaba en los planes ni del más optimista. Por los finales que entregó el inicio de la Triple Corona local, con los sobresalientes y tan disímiles triunfos del potrillo Top One City y la potranca Scotish Star en las pollas de Palermo. Y porque, sin público en el hipódromo por los protocolos vigentes en actividades deportivas, los aficionados debieron alternar entre diversos canales de YouTube para observar, además, hitos relacionados con la hípica nacional en pistas de Estados Unidos, casi en simultáneo.

Top One City volvió a plantarse delante de Seteado Joy, como en marzo pasado, pero esta vez no lucharon por el segundo puesto, sino por el primer lugar de la Polla de Potrillos. Volvieron a llegar en ese orden, con Nixon Joy sumándose a la pelea en los últimos metros luego de ser golpeado por otros rivales en la largada. Los separó un doble fallo de hocico, tras esperar unos minutos que el photofinish determinara al ganador. Y celebraron Cristian Velázquez, el jockey de 20 años que nunca había corrido en esta carrera, y César Zapico, el entrenador que estuvo a punto de quedarse sin el potrillo hace dos semanas porque su dueño liquidó gran parte del plantel del stud Nuestras Hijas en un remate.

"Por suerte la base era alta y nos quedó. Le insistí para que no lo vendiera. Después del Luro [la carrera de marzo] nos habíamos puesto en la cabeza correr la Polla y en eso estuvimos trabajando todo este tiempo", aseguró Zapico, que nunca había ganado un gran premio. "Trabajamos a pulmón, en un hipódromo abandonado cuya pista mantenemos como podemos entre los que estamos ahí", contextualizó. Se refiere al de Mar del Plata, cuyo Jockey Club quebró en 2006 y cerró. La pasión siguió inalterable. Muy cerca, en el haras Firmamento, de Sierra de los Padres, el zaino colorado fue criado. La felicidad era completa en esos pagos.

La Polla de Potrillos

Lo de Scotish Star fue una victoria de las que exceden la lógica de los libretos, casi una conquista de ciencia ficción. Hace dos meses, sin el reinicio de las competencias aún a la vista, estaba haciendo ejercicios de mantenimiento y este clásico no aparecía en su radar. "Lo que hizo superó las expectativas, lo que esperábamos de ella", reconocieron Altair Domingos y Pedro Nickel, jockey y entrenador de la ganadora prácticamente de punta a punta y por siete cuerpos, como en su debut, de 33 días antes. Claro, en un contexto muy diferente: aquella vez fue entre perdedoras en 1000 metros, y ésta, en los 1600 que marcan el inicio de la Triple Corona para las hembras.

Altair Domingos se paró en los estribos de Scotish Star para festejar el fabuloso éxito en la Polla de Potrancas.
Altair Domingos se paró en los estribos de Scotish Star para festejar el fabuloso éxito en la Polla de Potrancas. Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

"Cuando ganó el 31 de agosto, el dueño nos dijo de correr en la Polla y lo primero que pensé fue cómo lo convencíamos de que no era posible, porque no nos daban los tiempos para prepararla bien. De hecho, en la pasada en la distancia se cansó", confesó el preparador brasileño. Igualmente, le dieron el gusto al patrón e hicieron el intento, sabiendo que la yegua había mostrado buenas condiciones. "No me engaño. Es un año extraño porque se anuló gran parte de los clásicos y si bien se trató de la Polla, en su mayoría las que corrían eran ganadoras de una. Igual, Scotish Star demostró que es muy buena, porque casi nunca sucede esto de ganar así, dando un salto tan grande de distancia y categoría", explicó a LA NACION Nickel, con la calma que lo caracteriza.

Por estar anotados en Carreras de las Estrellas, para los dueños de Top One City y Scotish Star hubo un premio adicional de 500.000 pesos

Sabe que la única hija de Key Deputy que cuidó en su vida le permite ilusionarse sin límites, pero no quiere excederse en los festejos. Tampoco Altair, al que se lo nota incluso más feliz por haber recuperado su mejor forma competitiva. "Me había costado mucho ponerme en ritmo luego del último accidente, y cuando ya estaba bien, apareció la pandemia. Igual, no paré nunca de entrenarme en el gimnasio de mi casa, donde tengo el caballo mecánico", señaló el jinete. "Por cómo había ganado, tenía la convicción de ir adelante, de no cambiarle la manera de correr, y se despegó del resto como una máquina", agregó. Para La Providencia, propietario y criador de la potranca, ganar carreras grandes es un hábito.

La Polla de Potrancas

Palermo sumó a su programa el General San Martín, otro gran premio, en el que Pinball Wizard apeló al oficio y al corazón para ganar su segundo Grupo 1, en su primera experiencia en 2400 metros. "Siempre quise llevarlo a las carreras largas, pero tenía problemas en los cascos y no podía prepararlo como yo quería", explicó Jorge Mayansky Neer, entrenador del zaino que había corrido mal en el Latinoamericano de San Isidro, en marzo.

El regreso de Pinball Wizard había sido el mes pasado, con un tercer puesto en el Estrellas Classic (2000m), en la arena del mismo hipódromo. Caballo atropellador en pruebas sobre una milla, esta vez llegó a la punta a poco de pisar la recta final y prevaleció en un desenlace de medio cuerpo y hocico. "Es otro ritmo; venía más cómodo. La idea fue acercarlo temprano porque había mucho viento en contra", explicó el jockey Juan Cruz Villagra. Su festejo al trasponer el disco pareció una descarga de sensaciones contenidas, por la desmedida inactividad que tuvo el turf en la Argentina y porque, acostumbrado a celebrar seguido, no vencía en un gran premio desde junio de 2019, con La Renoleta.

El GP General San Martín

Y en Estados Unidos, lo que no pudo Horacio Karamanos fue consiguido por el caballo Ivar. El jinete, primer argentino en correr en el Preakness Stakes (G1), este año como final de una desordenada Triple Corona norteamericana, quedó noveno en Pimlico con Ny Traffic, lejos del espectacular final en que Swiss Skydiver derrotó por el pescuezo al gran favorito Authentic. Fue la sexta potranca en derrotar a los machos en esa prueba, en 145 años de historia. Karamanos, no obstante, logró dos éxitos clásicos en esa jornada emblemática.

El Preakness Stakes

Pero Ivar, el brasileño que dejó invicto la Argentina y fue consagrado mejor 2 años macho de 2019, sí pasó de largo en la recta final de césped de Keeneland, venció en el Shadwell Turf Mile Stakes (G1, 750.000 dólares en premios) y se clasificó, además, para la Breeders' Cup, que se disputará el 6 y 7 de noviembre en la misma pista. El turf es una máquina de generar ilusiones. Casi todas juntas se echaron a volar esta vez.

El Shadwell Turf Mile Stakes

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.