Second Reality, de entre casa

Rodolfo Cariaga consideró que el futuro del crack al que entrena en La Plata estará en los Estados Unidos
(0)
17 de diciembre de 2001  

LA PLATA.- Nueve de la mañana de domingo en el stud de Rodolfo Cariaga. Pero no de cualquier domingo, aunque parezca lo contrario.

Es el del día siguiente al triunfo de Second Reality en el Carlos Pellegrini , nada menos. Si no fuera por el teléfono que no para de sonar trayendo felicitaciones, pocos pensarían que allí vive el guerrero platense.

El clima es de trabajo, concentración en cada tarea. Y en eso anda Rodolfo Cariaga cuando llega LA NACION.

Para el ex jockey, ex cronometrista y actual preparador con más de 50 años en el turf, los festejos finalizaron en la noche del sábado. "El sueño está cumplido. Ahora hay que seguir trabajando", dice mientras sostiene al crack, el único que ayer descansó en el stud.

-¿Qué significa ganar el Pellegrini?

-Siempre dije que ganar el Nacional es tener el mejor tres años, un Dardo Rocha, el mejor platense, y un Pellegrini, el mejor de todos.

--¿La presión era grande?

-La responsabilidad era grande, pero nunca dudé de mi potrillo. Si perdía el Pellegrini no hubiera habido excusas; sus rivales serían superiores.

-¿ Porqué esperó tanto para llevarlo a las carreras más importantes del año?

-Tomé como pauta la campaña de Tifosi -desembarcó en Palermo luego de hacerse fuerte en La Plata- y si no corrió el Nacional fue porque se adelantó siete días en la fecha inicial, pero estaba en los planes presentarlo allí.

-¿Qué le pidió a Gonzalo Hahn antes de salir a la pista?

-Que lo corriera como si el Pellegrini fuera una carrera de perdedores; que lo trajera abierto, bien libre y lo hizo muy bien. Gonzalo es parte de este triunfo y se lo merece. Fíjese que después de que con Second Reality llegó tercero en la Polla vino al stud y me dijo que si yo necesitaba cambiarle el jinete que lo hiciera. Pero él no tuvo culpa de esa derrota.

-¿Cuándo se dio cuenta de que el Pellegrini era suyo?

-A 800 metros del disco me sentí ganador. El caballo corría muy cómodo y uno sabe que tiene 300 metros arrolladores.

- El potrillo corrió 7000 metros en un mes y medio. ¿No le parece que fue exigirlo demasiado?

-Escuché algunas críticas por eso, pero el potrillo estaba en condiciones de afrontarlos. No hubiera arriesgado si no lo veía capacitado, no fue improvisación o capricho.

-¿Second Reality se vende?

- Ya había ofertas antes del Pellegrini y creo que ahora llegarán más. Igualmente es un tema que manejan los propietarios del caballo. Yo diría que el futuro del potrillo está en los Estados Unidos. Y si si queda acá, en mi stud, habrá que darle un merecido descanso. Lo tiene ganado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.