Postergado el Gran Premio Nacional, Holly Woman le escapó a un mordisco y a los surcos para ser la figura

Por el mal estado de la pista en la recta opuesta, la fecha quedó inconclusa en Palermo
Por el mal estado de la pista en la recta opuesta, la fecha quedó inconclusa en Palermo
Carlos Delfino
(0)
10 de noviembre de 2018  • 23:59

El turf está acostumbrado a convivir con el clima todo el año y Palermo había elaborado un plan para compatibilizar pasiones y no hacer carreras en simultáneo con el partido de Boca y River por la Copa Libertadores. Pero se mimetizó tanto con la inesperada superposición que sufrió las mismas consecuencias: un terreno en malas condiciones, tras un drenado en la recta opuesta que ya no es el mismo desde que avanzaron las obras lindantes del viaducto del tren Mitre, dejó inconclusa la jornada sin su función principal, el Nacional (G1). Entre lo poco que se salvó estuvo el Gran Premio Maipú (G1), que ganó por la cabeza Holly Woman, la única yegua del lote.

Las lluvias no perdonaron, provocaron surcos en distintos sectores hasta quedar el contrapiso al descubierto, y para ver el final de la Triple Corona habrá que esperar hasta el viernes próximo, día para el que fue reprogramado el Derby argentino junto con el Gran Premio Palermo (G1-1600m), que corrió igual suerte. Mientras tanto, las autoridades deberán trabajar contra reloj (y contra los pronósticos climáticos) para garantizar la reunión del lunes.

"Era imposible seguir, nunca vi la cancha así", fue la frase más escuchada en la antesala del cuarto de jockeys. Tras un primer intento de reparación, la fecha había comenzado con media hora de demora, bajo un diluvio, y llegaron a disputarse tres cotejos, dos de ellos en el trazado que incluía la zona afectada. Hasta que los jinetes alzaron la voz y exteriorizaron su malestar. Pidieron una reunión con la Comisión de Carreras y de ese cónclave salieron ocho de ellos hacia la zona afectada, en una combi, junto a personal del hipódromo. Tardaron unos 15 minutos en volver. Las caras y los gestos valían más que cualquier palabra mientras recorrían el camino desde la pista a los vestuarios. Una curiosidad: estaban el uruguayo Pablo Falero y el brasileño Jorge Ricardo, los más ganadores del mundo en actividad pero sin montas en el Derby. Quedaban otros doce cotejos y había mucho más que un gran premio en juego.

A partir de ese instante fue una pulseada. De un lado, pidiendo tiempo para evaluar cómo seguir. Del otro, con los jockeys cambiándose y saliendo hacia donde habían dejado sus autos en el estacionamiento. Pasó casi una hora hasta que se llegó a una decisión, atípica, que tomó por sorpresa al público y a parte de los jinetes, que debieron volver: solamente se harían dos pruebas más, de 1000 metros, porque eso implicaba correr sin curva, en el trazado paralelo a la Avenida Del Libertador que no sufrió más que la alteración del estado de la pista a pesada. Otra curiosidad: minutos después de las 17, cuando en la teoría la gente iba a estar pendiente de las pantallas para ver el partido, no había nadie que quitara su vista de los caballos, lanzados desde el fondo de la recta para un desenlace con tres ejemplares separados por un doble fallo de cabeza.

Holly Woman se adelantó a Casero de Maltzaga (oculto) y Sinigual, en un gran final
Holly Woman se adelantó a Casero de Maltzaga (oculto) y Sinigual, en un gran final

Holly Woman, que no pierde una carrera sobre arena desde mayo de 2017, se defendió literalmente de Casero de Maltzaga. "Me tiró a morder y por eso no pude ver al de afuera (Sinigual) y no festejé. No supe quién había ganado hasta que no vi que pusieron la chapa con el número 1 al tope del marcador", reconoció Wilson Moreyra, que el año pasado se llevó el Nacional con Roman Rosso y ahora tiene limitadas expectativas para esta edición. Pero volvió a ser la figura al vencer en el único clásico que se disputó. "Vino limpia por adentro y arrancó con fuerza. En la arena corre el doble que en el césped", agregó el cordobés, que tuvo otras ofertas para montar en esa competencia pero se quedó con la alazana.

DESDE VENADO TUERTO, UNA ESPECIALISTA

El décimo triunfo de Holly Woman fue el que soñaron Raúl y Gonzalo Scalabroni desde que compraron a la yegua en el haras San Ignacio de Loyola, cuando apenas habían pasado unos meses de haber sido destetada. Entrenada por Víctor Tomé en Venado Tuerto, el hipódromo santafesino de la recta más larga del país, y con los ajustes finales de Alberto Urruti en Palermo, la alazana del stud Famago les dio a todos ellos el primer trofeo de Grupo 1 en el Maipú-Copa Haras Firmamento, a casi 23 meses de su debut oficial, cuando obtuvo uno de los turnos del Encuentro Provincial, la serie de clásicos que Palermo propone cada diciembre para ejemplares con campaña exclusiva en el interior.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.