Zenyatta va camino a ser leyenda

Con miles de admiradores en Facebook y videos en Youtube.com, la yegua norteamericana puede superar el límite de los hipódromos
(0)
12 de abril de 2010  

Por Julio Guimaraes

De la Redacción de LA NACION

Zenyatta está mutando. De formidable yegua de carreras -una de las mejores de los últimos tiempos- a potencial modelo publicitaria. Se dice que su imagen podría salpicar bien a cualquier primera marca. Ya tiene miles de admiradores en Facebook y centenares de videos suyos están colgados en Youtube.com.

Es yegua de alta gama la norteamericana, tiene angel face , hasta podría decirse que es sexy en un rapto de imaginación; que es la reencarnación equina de un gran atleta o que ensaya pasitos de baile con sus manitos, mientras camina. Hay música en el alma de Zenyatta.

Y gana siempre. Incluso, pareciera no buscar hacerles daño a sus vencidos de ocasión. Les gana por mucho, pero cuidándose de no ganarles por más de la cuenta. Cuando los pasa se deja estar hasta el final. Se diría que es consiente y se divierte ganando. Verla triunfar es enamorarse del personaje. Su jockey, el calvo Mike Smith, se gana el dinero fácil sobre su montura. Ir allí arriba debe ser tan placentero como viajar en un Rolls Roys.

Precisa como un relojito suizo, Zenyatta venció en las 16 que corrió y eso la pone a la par de varios ignotos campeones del turf antiguo y moderno. Cigar o Citation, por ejemplo. Diez Grupo 1 hay en su ficha. Un montón.

El viernes pasado corrió en Oaklawn Park, el hipódromo de Arkansas, y ganó otra vez el Apple Blossom Handicap (como las argentinas Paseana o Bayakoa en una oportunidad).

Ganó el mismo día en que murió Personal Ensign, otra ícono de las pistas, propiedad de Ogden Phipps, ganadora de trece al hilo.

Con una abuela materna hija de Forli, Zenyatta lleva amasada una fortuna de casi seis millones de dólares en recompensas (cien veces más de lo que le costó a su dueños, Jerry y Ann Moss, comprarla de año en las ventas de Kentucky, en septiembre de 2005).

Zenyatta debe su nombre a Zenyatta Mondatta, el tercer album de The Police, gravado en los estudios de A&M Records, propiedad justamente de Moss, el sello discográfico que fundó antes de venderlo a PolyGram.

Antes de a Zenyatta, Jerome S. "Jerry" Moss había tenido a Giacomo, el ganador del Derby de Kentucky de 2005, bautizado de esa manera en honor de un hijo de su amigo Sting, también llamado así. Todo tiene que ver con todo en la vida de Zenyatta.

Con Rachel Alexandra estuvo a punto de concretar un match por un salario de millones de dólares en recompensas, pero su rival le sacó el cuerpo al compromiso luego de perder una carrera que todos pensaron que ganaría así nomás.

Rachel Alexandra había sido elegida como el Caballo del Año (sin distinción de sexos) de los Estados Unidos en 2009, por su gran campaña de potranca, incluido su triunfo en el Preakness Stakes. Si la votación se hiciera de nuevo hoy, quizá se contarían más garbanzos para la invicta.

Jerry Moss ya no piensa en Rachel Alexandra. "A Zenyata le gustan las carreras de una milla y un octavo -1800 m- y los Grupos 1. Si Rachel Alexandra quiere unírsenos en el camino será bienvenida, pero nosotros haremos nuestro propio calendario hasta llegar a la Breeders´ Cup", definió Moss, quien nació en el Bronx.

Mientras tanto, su círculo de fans crece y crece. Todos quieren algo de Zenyatta; una foto suya por lo menos; una herradura que haya usado sería maravilloso para los coleccionistas. Sin duda.

La fecha de hoy en Palermo tiene carreras para destacar a cuenta gotas. Una de ellas es el handicap Potridoon (1600 m), que tiene como gran candidato a Indian Haven (1m2s 1/5 los 1000 m, 4a. pista), y otra, la primera, con la presencia de Gran Invasor en un cotejo condicional. Además, la apuesta 5 y 6 (comienza en la segunda) tendrá un adicional de 174.962 pesos.

16

  • carreras ganó Zenyatta y sumó u$s 5.924.580 en recompensas.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.