Una fiesta de cinco días y 500 invitados: Neymar, en el ojo de la tormenta