Lange íntimo: por qué le cuesta tener pareja y qué opina de la revolución femenina

Santiago Lange, un perfeccionista
Santiago Lange, un perfeccionista Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez
Claudio Cerviño
(0)
24 de marzo de 2019  • 23:59

El lado íntimo de Santiago Lange encierra sus vivencias y experiencias. Padre de cuatro hijos (Yago, Klaus y los mellizos Theo y Borja) de su matrimonio de 10 años con Silvina Saubidet, el campeón olímpico de Río 2016 en la Clase Nacra 17 de yachting no tiene medias tintas a la hora de la introspección.

Río 2016: Santiago Lange abraza a sus hijos en la premiación

00:43
Video

Yago (31 años) y Klaus (24) también compiten en yachting, mientras que los mellizos (26) residen en el exterior y tienen otras actividades: Borja se dedica a la música y Theo estudió musicoterapia. "Ellos nos sacan de nuestra burbuja del yachting, aportan otra visión a la familia", contó Lange hace unos años.

Cuando Lange fue operado en 2015 del cáncer de pulmón, ambos volvieron de Europa y participaron activamente en la rehabilitación y la preparación para Río 2016. Fue un reencuentro que fortaleció en todo sentido al gran campeón para el objetivo de conquistar la medalla dorada.

–Tus hijos ya son grandes, independientes. ¿Qué evaluación hacés de tu rol de padre?

–Como padre uno siempre aprende. Uno va aprendiendo mientras transcurren las cosas y cada etapa es diferente porque los hijos van cambiando y uno también. A los 57 años sigo tratando de aprender para ser un mejor padre.

Santiago Lange con Cecilia Carranza, su compañera de embarcación
Santiago Lange con Cecilia Carranza, su compañera de embarcación Crédito: Gustavo Cherro

–Estamos viviendo tiempos muy importantes en el nivel social a partir de la revolución femenina. ¿Cómo lo analizás?

–El hecho de haber formado un equipo mixto con Cecilia Carranza nos ha llevado a aprender muchísimo del proceso que hoy vive la sociedad. De cómo aclimatarnos como equipo a sus virtudes y a sus necesidades. Tengo un profundo respeto por la mujer, por sus derechos, por la igualdad. No dudo sobre eso. Sí me preocupa que se produzca un enfrentamiento entre los dos géneros. Veo que a veces pasa. Entiendo que la mujer viene de tener menos oportunidades y que lleva su tiempo encontrar el punto medio. Lo que deseo es que en esa nueva etapa no se generen bandos. Me gusta el debate, no me gustan los bandos.

–Silvina Saubidet es la madre de tus hijos. ¿Tuviste otra pareja?

–Sí, estuve siete años de años de novio con Paula Delía. Hoy estoy solo.

Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

–¿Y te gusta esa soledad? ¿La disfrutás?

–No, para nada. Mi sueño es compartir la vida con alguien.

–¿Y qué te falta para conseguirlo? ¿O sos vos el problema?

–Mi vocación deportiva es muy fuerte y me saca del eje. Pero a la vez me siento como una mesa de tres patas apoyada contra la pared. Peleo todos los días contra eso. Tengo tanta pasión por lo que hago y mi vida es tan nómade que no me es fácil. Nuestro deporte exige mucho tiempo si lo querés hacer realmente bien. Cuando estoy concentrado no me alcanzan las horas del día para hacer lo que quiero hacer. Y estamos 260 y pico de días al año concentrados, así que imaginate.

–Necesitarías al lado una mujer que fuera deportista y navegante como vos, entonces...

–No, tampoco. Fijate mis parejas: Silvina era bailarina, y Paula, arquitecta. La teoría indica que podría ser más fácil convivir con alguien que hiciera lo mismo que yo, pero no lo elegiría. Me encanta que tengan otra profesión.

Su fuerte vocación deportiva y su tendencia al perfeccionismo representan un obstáculo a la hora de su vida personal; cómo lo transita
Su fuerte vocación deportiva y su tendencia al perfeccionismo representan un obstáculo a la hora de su vida personal; cómo lo transita Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

–Que te saquen del agua...

–¡¡¡Claro!!! Silvina, con su carácter fuerte, me ayudó a sacarme de mi pasión. Me hizo muy bien. Me ayudó tener al lado a alguien diferente a mí para crecer en otros aspectos de la vida que son súper importantes. Necesito alguien con personalidad para moverme de mi naturalidad.

–¿Qué cosas te emocionan?

–Muchas. Y sobre todo, las sencillas. Puedo ver un video y emocionarme. Todo lo que esta relacionado con el esfuerzo, el respeto y el compromiso me emociona. Soy de llorar. Puedo ver una entrega de premios de un deportista y lloro. Siento el esfuerzo que hizo y lo que se comprometió para lograrlo. Soy ultrasensible.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.