Abad había tomado la decisión hace dos meses