Dólar, reclamo y expectativa. Las definiciones de la mayor central fabril sobre la economía

Francisco Jueguen
(0)
21 de agosto de 2020  • 09:32

Los industriales observan en las últimas semanas una mejora heterogénea de la producción desde los tiempos de la cuarentena más estricta. Pero ese rebote aparece atenazado, por un lado, por la incertidumbre que generan las restricciones al dólar -clave para importar insumos y fabricar, y para pagar deudas-, y por el otro, por la fuerte caída de la demanda de productos.

"La previsibilidad en el funcionamiento del mercado cambiario es clave para la economía argentina", afirma el presidente de la Unión Industria Argentina (UIA), Miguel Acevedo, en una entrevista con LA NACION. "Las demoras en el acceso al dólar son una preocupación importante entre las empresas por las dificultades para el abastecimiento de insumos y para el pago de obligaciones en el exterior", explica el directivo de Aceitera General Deheza (AGD), que aclara que el diálogo con el Ministerio de Desarrollo Productivo y con el Banco Central (BCRA) es "permanente".

Acevedo pide "ampliar y dar continuidad" al Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) y a los créditos para capital de trabajo a tasas subsidiadas. Sobre el objetivo de aumentar las ventas al exterior para sumar divisas, reclama una Mesa Nacional para la Promoción de Exportaciones e impulsar iniciativas "para consolidar medidas que promuevan exportaciones con valor agregado, con objetivos de corto y mediano plazo", no específica, pese a los reclamos industriales por baja de retenciones y suba de reintegros.

El directivo habla de más "consensos que guíen la nueva etapa y permitan un horizonte de mayor previsibilidad". Esas palabras, previsibilidad y consenso, se repiten en su discurso a la hora de pensar lo que viene en la economía argentina de la pospandemia.

- ¿Cuál es hoy la situación de las empresas industriales? ¿Hay más producción con la flexibilización de la cuarentena y los protocolos en las fábricas?

- En términos generales, la situación se está recomponiendo paulatinamente. Pero la industria es heterogénea en este sentido, cada sector tiene su propia dinámica. Luego de meses de una caída muy pronunciada de la producción en marzo y abril, se registró una recuperación en mayo y junio. Ya son menos las empresas que están paralizadas. Ahora bien, hay otro problema importante en este momento: el bajo nivel de demanda, tanto local como externa, así como dificultades operativas y logísticas derivadas del Covid-19.

Fuente: Archivo

- Pero, pese a producirse más, ¿qué pasa con las ventas y con las deudas? ¿qué sector fabril dejará la pandemia entre despidos, quiebras y concursos?

- Las industrias, que ya venían atravesando situaciones complejas antes de la pandemia, han aumentado forzosamente sus niveles de endeudamiento. Esto es producto de la acumulación de atrasos en los pagos y la falta de crédito para hacer frente a la abrupta caída de las ventas. En este contexto de emergencia sanitaria con caída de ventas y de la actividad, las empresas, especialmente las pymes, están haciendo muchos esfuerzos para sostener el empleo y la producción, algo que cada vez se hace más dificultoso.

- ¿Alcanzaron los ATP y créditos subsidiados propuestos por el Gobierno o faltaron medidas? ¿Deben mantenerse esas ayudas?

- En el inicio de la pandemia, la llegada fue más lenta. Luego, con el correr de los meses, las medidas fueron alcanzando a las empresas más afectadas. El diálogo constructivo que mantuvimos con el Gobierno y los trabajadores fue muy útil en ese sentido. De todas formas, es importante ampliar y dar continuidad a estos programas. Es una de las maneras de brindar un horizonte de previsibilidad para la producción en este contexto sin precedentes.

- ¿Preocupa la brecha entre el dólar oficial y los alternativos? ¿Qué impacto tiene? ¿cómo puede afectar la producción, la recuperación y los precios?

- La previsibilidad en el funcionamiento del mercado cambiario es clave para la economía argentina. En ese sentido, el acuerdo por la renegociación de la deuda con los principales acreedores es un aporte en la generación de un horizonte de previsibilidad que permita avanzar sobre los problemas vinculados al mercado de cambio. Mientras tanto, es importante mantener el acceso al mercado para que el sector productivo pueda conseguir los insumos que el país no fabrica.

- ¿Hay restricciones a las importaciones?

- Las demoras en el acceso al mercado cambiario son una preocupación importante entre las empresas por las dificultades para el abastecimiento de insumos y para el pago de obligaciones en el exterior. Estamos en permanente diálogo con el Banco Central y con el Ministerio de Desarrollo Productivo para identificar los puntos más sensibles y, de esa manera, agilizar la operatoria.

- El Gobierno afirma que busca tener un plan exportador para generar divisas, ¿qué medidas debería impulsar para que impulsar las ventas al exterior?

- Fortalecer la inserción exportadora desde el valor agregado de nuestro sector productivo es una de las claves para el país. Desde la UIA trabajamos en un conjunto de medidas orientadas a la necesidad de sostener los mercados que hoy tenemos como a la posibilidad de ampliarlos. Estamos impulsando la necesidad de contar con una Mesa Nacional para la Promoción de Exportaciones, ámbito de articulación entre el sector público y privado para consolidar medidas que promuevan exportaciones con valor agregado, estableciendo objetivos de corto y mediano plazo.

- Desde algunos sectores, se le critica al Gobierno que no hay un plan económico claro, ¿la UIA reconoce ese plan o faltan precisiones?

- Estamos atravesando una coyuntura sin precedentes y para recuperar un sendero de crecimiento vamos a tener que trabajar de manera integral. No hay recetas mágicas para lo que estamos atravesando a escala global. Es importante que en ese trabajo establezcamos algunos consensos que guíen la nueva etapa y permitan un horizonte de mayor previsibilidad: promover la inversión productiva, agregar valor a todo lo que producimos y potenciar el entramado productivo, que es federal y conecta industria, agro y servicios de manera virtuosa. Desde la UIA estamos trabajando en ese fortalecimiento del diálogo social que nos permita apuntalar todo esto, tanto a nivel tripartito con el Estado y con los sindicatos, como en el ámbito del G6 con todos los sectores de actividad.

- AEA y la CGT se reunieron semanas atrás para discutir el horizonte pospandemia sin el Gobierno presente. ¿Por qué cree que todavía no aparece el Acuerdo Económico y Social del que habla el Presidente? ¿Cuán necesario es?

- Hay un consenso que se reafirmó con la pandemia: la institucionalización del diálogo social y económico es un activo que más temprano que tarde tenemos que poner en valor. En la UIA promovemos históricamente ese diálogo, articulando con la CGT y participando todas las semanas en mesas de trabajo con ministros del gobierno, por ejemplo. Para resolver los temas estructurales del país, promover la inversión productiva y generar empleo necesitamos trabajar sobre un conjunto de consensos indispensables. Hay una agenda de largo plazo que requiere del esfuerzo y el compromiso de todos concretarla.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.