Opinión. Beneficios efímeros a costa del patrimonio de empresas y familias