Cambio climático: una alerta para el mundo corporativo

Con los cambios que se dan en la sociedad, los ejecutivos comienzan a pensar más en el impacto ambiental
Con los cambios que se dan en la sociedad, los ejecutivos comienzan a pensar más en el impacto ambiental Crédito: Shutterstock
Un informe de una ONG muestra que hay un conocimiento creciente por parte de las firmas de los riesgos que enfrentan y enfrentarán
Brad Plumer
(0)
9 de junio de 2019  

WASHINGTON.- Muchas de las compañías más grandes del mundo, desde tecnológicas de Silicon Valley hasta grandes entidades bancarias europeas, están advertidas de que el cambio climático podría afectar sustancialmente su situación económica en los próximos cinco años. Así lo indica un reciente análisis de información revelada por corporaciones.

Bajo presión de accionistas y de entes reguladores, las compañías revelan de manera creciente los impactos financieros que podrían enfrentar por el calentamiento del planeta. Estiman que podría haber en juego billones de dólares.

Sin embargo, analistas alertan que muchas firmas están rezagadas en cuanto a tomar en cuenta todos los riesgos posibles.

"Las cifras son inmensas, pero está claro que es solo la punta del iceberg", dice Bruno Sarda, presidente en América del Norte de CDP, una organización sin fines de lucro internacional que hizo un informe del tema y que trabaja en la difusión de los riesgos y oportunidades que el cambio climático podría crear para los negocios.

En 2018 más de 7000 compañías presentaron informes a CDP, organización conocida antes como Carbon Disclosure Project (Proyecto de Información sobre emisiones de Carbono). Por primera vez, CDP les pidió que traten de calcular cómo podría afectarlas financieramente el calentamiento global.

Tras de analizar la información aportada por 215 de las 500 mayores corporaciones, CDP concluyó que estas firmas enfrentan costos potenciales por alrededor de US$1 billón, relacionados con el cambio climático en las décadas por venir. A menos, claro, se preparen de manera activa. La mayoría de los riesgos financieros podrían materializarse en los próximos 5 años.

Muchas de las compañías consultadas para el informe dicen prepararse para impactos directos. La firma industrial japonesa Hitachi considera que el aumento de la cantidad de lluvia y las inundaciones en el sudeste asiático podrían dejar inermes a proveedores; y dice estar adoptando medidas defensivas. Banco Santander Brasil, por caso, sostiene que sequías cada vez más severas afectarían la capacidad de pago de deudas por parte de los deudores. La compañía madre de Google, Alphabet, advierte que las temperaturas en alza podrían elevar el costo de refrigerar sus centros de datos, una acción que demanda mucha energía.

La empresa del rubro energético Total tiene presente la posibilidad de que los esfuerzos ambiciosos de los países por restringir el uso de combustibles fósiles, hagan que algunas reservas de petróleo y gas se vuelvan "inquemables". La química alemana BASF admite que una huella de carbono corporativa alta puede espantar a accionistas con conciencia ambiental

Las compañías más grandes estimaron que, como mínimo, es posible que haya que pasar a pérdida o dar de baja en forma temprana activos que valen al menos unos US$250.000 millones. Entre esos activos se incluyen edificios en zonas con alto riesgo de inundación o plantas de generación de electricidad que no cumplen reglas estrictas para evitar la polución.

Actualmente solo una fracción de las compañías informan cuáles son sus riesgos climáticos. Muchas grandes, incluyendo gigantes de la energía como Exxon Mobil o Chevron, no presentaron datos a CDP en 2018. Las que sí informan suelen tener problemas para precisar cómo temperaturas más altas podrían perjudicar o favorecerlas financieramente.

Sarda explica que para las empresas es relativamente simple calcular los costos potenciales de un aumento de los impuestos destinados a contener las emisiones de dióxido de carbono, un gas que contribuye mucho al calentamiento global. Pero es más complicado tomar informes científicos relacionados con efectos posibles en otros aspectos.

Hay estudios basados en modelos informáticos del clima que estiman que los riesgos del calentamiento global, si no se gestionan, podrían costarle al sector financiero entre US$1,7 billones y US$24,2 billones en términos de valor neto actual. Un análisis reciente publicado en la revista Nature Climate Change alertó que las compañías están informando sobre estos riesgos sólo "esporádica e inconsistentemente" y a menudo adoptan una visión estrecha de peligros potenciales.

Pacific Gas and Electric (PG&E), la mayor empresa de servicios eléctricos de California, ofrece un caso en el que se advierte cómo algunos informes corporativos pueden estar lejos de ser perfectos. En los dato que la firma le hizo llegar a CDP en 2018, dijo que el aumento del riesgo de incendios descontrolados en el oeste de Estados Unidos podría crear costos financieros significativos si se hiciera responsable a la firma. Estimó el "impacto financiero potencial" en alrededor de US$2500 millones. Pero eso resultó ser muy optimista: en enero de este año PG&E se declaró en quiebra y dijo que se enfrentaba a pagos de hasta US$30.000 millones por su responsabilidad en incendios descontrolados. Ocurrió poco después de que sus conexiones eléctricas provocaran en el otoño boreal pasado lo que se convirtió en el incendio más mortífero de California hasta ahora.

También hay empresas que ven un potencial para ganar dinero con el cambio climático. Unas 225 de las más grandes corporaciones destacaron posibles oportunidades por US$2,1 billones en un mundo en proceso de calentamiento global.

Eli Lilly, un fabricante de medicamentos en Estados Unidos, citó estudios que sugieren que la suba de las temperatura podría promover enfermedades infecciosas, problema al que el laboratorio ayudaría a responder. "Esto puede incrementar la demanda de medicamentos" dijo la firma (que también alertó que el cambio climático podría perjudicarla financieramente si inundaciones y tormentas más graves afectaran sus fábricas en lugares como Puerto Rico).

Cualquier cambio en favor de fuentes de energía limpia ofrece la posibilidad de obtener ganancias. La holandesa ING estimó que el cambio a una economía de bajo carbono podría requerir inversiones por US$30 billones en ese segmento en el mundo.

El informe de la organización sin fines de lucro aparece en momentos en que entes reguladores financieros expresaron su creciente preocupación respecto de que los mercados aún no incorporan plenamente en sus precios los efectos financieros potenciales del cambio climático. El Banco Central Europeo alertó que un período de condiciones severas del clima que cause pérdidas importantes para las aseguradoras, o un abandono rápido de los combustibles fósiles por parte de inversores, podrían afectar negativamente los balances de bancos que no estén preparados, y desestabilizar el sistema financiero.

En 2015 el Financial Stability Board -un panel integrado por ministros de Finanzas, banqueros centrales y funcionarios de entes reguladores de las mayores economías del mundo- creó una fuerza de tareas para convencer a bancos y otras empresas de ser más transparentes respecto de sus riesgos climáticos. Los avances fueron lentos.

El informe de CDP concluyó que compañías con sede en la Unión Europea son mucho más proclives a detallar los efectos financieros potenciales del calentamiento global, en parte debido a las exigencias de la normativa local. Algunos inversores institucionales grandes comenzaron a urgir a las compañías a ser más transparentes respecto de su exposición al clima y eso ha hecho su aporte a la causa.

Traducción de Gabriel Zadunaisky

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.