Brasil: fracasó una negociación para crear la cuarta empresa de carne del mundo

BRF iba a tener el 85% de participación en la nueva empresa y Marfrig un 15%
BRF iba a tener el 85% de participación en la nueva empresa y Marfrig un 15%
Alberto Armendáriz
(0)
13 de julio de 2019  • 00:50

RIO DE JANEIRO.- El gigante alimenticio BRF, dueño de las marcas Sadia, Perdigão y Qualy, entre otras, y la empresa Marfrig, el segundo mayor frigorífico de Brasil, desistieron de la fusión que habían comenzado a negociar en mayo pasado, por una falta de entendimiento sobre cómo quedaría el comando de la futura sociedad.

"La decisión de las compañías resulta de no haberse logrado un acuerdo en relación a los términos y condiciones relacionados a la gobernanza de la compañía combinada en caso de que la transacción ocurriese", informó BRF en un comunicado enviado a la Comisión de Valores, órgano supervisor del mercado de capitales brasileño.

Sin embargo, las firmas, que se habían planteado 90 días para analizar una eventual unificación, resaltaron que continuarán con los acuerdos comerciales que tradicionalmente han tenido. "El fin de las negociaciones no afectará otras alianzas comerciales existentes entre Marfrig y BRF", señaló por su parte Marfrig.

El anuncio de una posible fusión había generado mucha expectativa en el mercado, ya que juntas, con 136 fábricas y 137.000 empleados en todo el mundo, podrían convertirse en la cuarta compañía global del sector de proteínas animales (vacas, cerdos y pollos), detrás de la brasileña JBS, la estadounidense Tyson Foods y la china Smithfield. Se estimaba que la combinación de sus negocios les daría unas ganancias líquidas de más de 20.000 millones de dólares.

Según lo que se había conversado previamente, BRF se habría quedado con el 85% de la nueva sociedad y Marfrig con el 15% restante. La fusión tenía como objetivo reducir el actual nivel de endeudamiento de las empresas, sobre todo de BRF, que en los dos últimos años registró pérdidas a la par de quedar involucrada en un escándalo de corrupción política, lo que la llevó a deshacerse de varios activos (en la Argentina, vendió los tres negocios que tenía: Quickfood, Avex y Campo Austral). La unión permitido limitar también su exposición a riesgos sectoriales, generar una mayor sinergia y acceso a nuevos mercados. En la Argentina BRF le cedió Quickfood a Marfrig.

De acuerdo a fuentes involucradas en las negociaciones, las diferencias en las estructuras societales de las empresas dificultó un entendimiento. Mientras BRF posee su control disperso entre varios inversores (los fondos de pensión Petros, de Petrobras; Previ, del Banco do Brasil; y Tarpon, además del empresario Abilio Diniz), Marfrig está dominada por su fundador y presidente, Marcos Molina, y tiene como segundo mayor inversor al Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.