De Rosas a Juan Moreira: cepo, estaqueada y azotes de antaño

El recuerdo de Juan Manuel de Rosas
El recuerdo de Juan Manuel de Rosas Crédito: Noelia Otero
Emiliano Tagle
(0)
12 de enero de 2019  

Eduardo Gutiérrez, en Juan Moreira, esto explicaba sobre el cepo de madera: "Un cepo de esta clase es siempre una gruesa viga de ñandubay u otra madera dura, llena de agujeros y aserrada a lo largo, tomando por centro la mitad de los agujeros; la parte baja de este aparato está asegurada en el suelo, a la vez que va adherida por medio de grandes bisagras a un extremo, la parte alta que se cierra al otro por un gran candado. Aquel aparato inquisitorial está colocado siempre a campo y bajo un árbol, que es la única protección que el paciente tiene contra los soles y las heladas y adonde es puesto del pescuezo, de las piernas o de donde se le ocurre al teniente alcalde que manda ejecutar el martirio".

En la campaña y a falta de cepo de madera, había dos opciones: una, era el llamado cepo de lazo; castigo que lo encontramos aplicado al gaucho matrero Calandria, en la obra de Martiniano Leguizamón. Este sistema consiste en un lazo que agarra con dos medio bozales los tobillos y los extremos del lazo van atados, bien tirantes, a dos estacas. La otra opción es el cepo de campaña o también conocido como colombiano, donde se ataban juntas las muñecas y estando sentado se le pasaban los brazos por fuera de las rodillas; y se colocaba un palo por encima de las flexiones de los codos y las partes de la pierna opuesta a las rodillas. Este tipo de cepo más complejo y dañino lo aplicó Ambrosio Sandes por el año 1862 a los riojanos que seguían al Chacho.

La estaqueada consistía en atar, en el suelo con los brazos y piernas abiertas, los cuatro miembros, con lonjas a estacas de madera; si no se encontraba madera para las estacas, se utilizaba la estaca india o pampa que consistía en atar la lonja a un hueso y enterrar este de forma perpendicular a la línea de la lonja, luego para que quede tirante se ajustaba del extremo atado a los miembros. En Martín Fierro: "Y pa mejor, una noche/¡qué estaquiada me pegaron! / Casi me descoyuntaron".

Sobre los azotes Gregorio Aráoz de la Madrid, quien al referirse a Rosas, escribió: "Las penas por las infracciones eran dos horas de cepo del pescuezo, a todo el que se le encontrara con cuchillo el día festivo y 50 azotes a pantalón quitado al que saliera sin su lazo al campo o corriera avestruces, etc. Pues él sufrió ambas penas, lo primero para enseñar a todos los suyos hasta dónde llevaba el cumplimiento de sus mandatos. En su primera falta por el lazo, no quiso el capataz que era esclavo suyo, aplicar a su amo los 50 azotes, sin embargo de haberse él mismo desnudado, bajándose los pantalones y tendiéndose en el campo y en presencia de todos sus peones para que cumpliera con su deber. El criado tuvo reparo en azotar a su amo y se resistió a cumplir en él la orden. ¡Pues le costó cien azotes bien pegados!".

Sobre estaqueadas y azotes viene a la memoria el Evangelio Criollo de Amado Anzi: "Por todos estos favores/ el hombre de poca luz / traicionó fiero a Jesús / lo condenó en mala ley / lo azotó a guasca de buey / y lo estaquió en una cruz".

Por la ley N° 94 de 1864 se derogaron los azotes y fue Dardo Rocha quien el 8 de noviembre de 1811 dejó sin efecto el uso del cepo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.