El primo del Che Guevara que fue el último presidente de la Junta Nacional de Granos

Guillermo Moore de la Serna fue presidente del INTA y director del Banco Nación
Guillermo Moore de la Serna fue presidente del INTA y director del Banco Nación Fuente: Archivo - Crédito: Archivo
Fernando Bertello
(0)
24 de agosto de 2019  • 02:47

"Rehacer eso es imposible, las cosas han cambiado mucho". Quien dice eso es Guillermo Moore de la Serna, el último presidente que tuvo la Junta Nacional de Granos (JNG).

De 86 años, expresidente del INTA, exdirector del Banco Nación, productor en la zona de Napaleofú, a 40 km de Tandil, y primo de Ernesto Che Guevara (la madre del Che era de apellido De la Serna), en diálogo con LA NACION se refirió a la polémica que se generó tras las declaraciones del diputado nacional Felipe Solá, ya que sus palabras sobre el precio del pan y del trigo fueron vistas por el campo como un intento por reflotar ese organismo.

Moore de la Serna llegó a la JNG en 1989 y estuvo hasta que en 1991, en el marco de un plan de reforma del Estado, el entonces secretario de Agricultura Marcelo Regúnaga disolvió el organismo y con el exministro de Economía Domingo Cavallo se avanzó a la liberación y privatización de elevadores que tenía la JNG en los puertos. Vale recordar que el organismo nació en 1933 y adquiría trigo, maíz y lino.

"En su momento me opuse a la liquidación (de la JNG) porque estaba en un proceso para un ente público-privado (con reformas)", contó a LA NACION.

Moore de la Serna conoce a Solá. En 2000, en una entrevista con este diario había relatado entre otros datos curiosos que le había enseñado al exgobernador a fumar los mismos habanos que él.

Para Moore de la Serna, Solá quiso referirse a un precio sostén que tenía el organismo en la compra de trigo cuando mencionó a la JNG. De la Serna eliminó eso.

La junta movía millones comprando sin licitaciones. Adquiría por ejemplo trigo, le daba la mercadería a los molinos, les pagaba un almacenaje y luego les vendía el producto por debajo del precio de mercado. También tenía un canal para la exportación. En el mercado interno perdía plata con ese mecanismo por el cual la Secretaría de Comercio la obligaba a comercializar a precios más bajos para tratar de frenar la inflación.

"Los molinos estaban encantados", dijo recordando ese mecanismo que, no obstante, implicaba pérdidas. El mismo cuantificó esto. "Cuando asumí tenía una deuda de US$100 millones y eso fue uno de los argumentos para disolverla", indicó.

La Junta se usó para fines distintos a su creación. De hecho, según recordó Moore de la Serna, con el organismo se pagaron los servicios por los famosos "pollos de Mazzorín", que el entonces secretario de Comercio Interior Ricardo Mazzorín ordenó importar desde Hungría para bajar los precios.

"Para que exista (la JNG) tiene que haber un sistema republicano de control de la gestión pública", indicó Moore de la Serna. "Tenía una estructura. Rehacer eso es imposible, las cosas han cambiado mucho", apuntó.

Cuando asumió la presidencia Carlos Menem y el Banco Central no tenía reservas, la JNG también jugó su papel. "Llamé a los exportadores, les anticipamos trigo y con US$300 millones capitalizamos el Central", indicó el expresidente del organismo.

Para Moore de la Serna, el ente en su gestión "sirvió" para valorizar el trigo argentino en el mundo. "Pagó el precio del mercado", indicó sobre esa actividad.

Otro protagonista

Así como Moore de la Serna fue el último presidente de la JNG, Regúnaga, que había asumido con Cavallo, tomó la decisión de disolverla.

"Él (por Moore de la Serna) pensaba que debía seguir, pero fue una decisión mía (el fin del organismo)", indicó Regúnaga.

"Tenía elevadores (en los puertos), era un sistema obsoleto, con poca inversión. Eso era algo que tenían que hacer los privados", expresó el exsecretario de Agricultura de la Nación.

"Tenía muchos problemas y no daba la plata para la inversión (hubo explosiones en elevadores en Buenos Aires y Rosario). No hubiera podido administrar el crecimiento de 30 a 100 millones de toneladas y luego a 150 millones (de la cosecha) en el país", argumentó.

Regúnaga destacó que el sistema de la JNG que existía en otros países fue desapareciendo y que con el esquema de compra y venta a precios por debajo de lo normal el Estado perdía plata.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.