El suelo tiene mucho para decir

Fuente: Archivo
Los siete pasos para llevar muestras al laboratorio
Andrés A. Grasso
(0)
21 de mayo de 2016  • 00:00

Los productores agropecuarios suelen sobrestimar la fertilidad de sus lotes por no realizar un análisis de suelo. La consecuencia es que los cultivos terminan siendo limitados en su rendimiento y calidad por fallas en la nutrición.

A pesar de ser el mejor test para conocer el estado de fertilidad de un lote, el análisis de suelo es una práctica de poco uso entre los productores agrícolas argentinos. En promedio se toma una muestra de suelos cada 249 ha, mientras que en Brasil y en EEUU este ratio es de 32 y 30 has respectivamente. Sin un diagnóstico profesional, muchos planes de nutrición se limitan a recetas zonales, reduciéndose el impacto productivo y económico de la fertilización.

El costo del análisis de suelos ronda los 2 USD/ha y la información que nos brinda permite optimizar la inversión en fertilizantes que puede llegar a ser de 200 USD/ha.

Es muy importante, para tener un buen diagnóstico del estado de los suelos, la toma de muestra. Una buena muestra y representativa del lote, es fundamental para un buen diagnóstico. Para atender este aspecto Fertilizar Asociación Civil, desarrolló un protocolo de siete pasos que asegura que la muestra que enviamos al laboratorio sea representativa adecuada.

Paso a paso de la toma de muestras:

•Definir las superficies del terreno a muestrear. El terreno debe ser homogéneo, tener el mismo tipo de suelo, relieve, cultivo previo, etc.

•Herramientas útiles para la toma de muestras. Palas y Barrenos que permiten tomar muestras con mayor uniformidad. Balde o contenedor limpio donde colocar las submuestras. Y bolsa de plástico, limpia y rotulada.

•Toma de muestras. La muestra para el laboratorio debe estar compuesta por submuestras y deberá abarcar entre 20 y 50 ha.

•Extracción de las submuestras. Retirar la cobertura vegetal del suelo descartando todo rastrojo. Recolectar el suelo con barreno o pala hasta la profundidad deseada y extraer las submuestras, colocarlas en una bolsa grande o un balde y por último, obtener el peso final mediante el cuarteo de la muestra para el laboratorio.

•Frecuencia de muestreo. Para pH, materia orgánica y fósforo extractable el muestreo puede realizarse con anticipación a la siembra. Para nitratos la muestra debe ser tomada alrededor de los 15 a 20 días en que se aplicarán fertilizantes correctivos. Al evaluar la evolución de propiedades del suelo la frecuencia de muestreo es cada 3 o 5 años.

•Profundidad de muestreo. Para materia orgánica, fósforo extractable y pH la profundidad es de 0 a 20 cm. En el caso de evaluación de nitratos, tomar muestras hasta los 60 cm de profundidad. Para estimar la salinidad y/o sodicidad, también se muestrear en los diferentes estratos: 0-20cm, 20-40cm y 40-60cm.

•Embalaje y envío de las muestras. Las muestras deben ser envasadas en bolsas de plástico impermeables. Identificar cada bolsa (rotular) con todos los datos relevantes: nombre del establecimiento, identificación del sitio, profundidad de muestreo. Observaciones relevantes que contribuyan al diagnóstico.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.