Rincón gaucho. Guillermo Larregui, el vasco de la carretilla