Los fuegos del Amazonas dicen algo

Cristian Mira
Cristian Mira LA NACION
Los incendios generaron una fuerte repercusión mundial
Los incendios generaron una fuerte repercusión mundial Fuente: AFP - Crédito: Carl De Souza
(0)
31 de agosto de 2019  • 02:00

Guste o no, los incendios forestales en el Amazonas tienen impacto en la producción agropecuaria. Las imágenes de los bosques consumidos bajo el fuego llegaron al tope de la agenda pública mundial y escalaron hasta un conflicto diplomático entre Francia y Brasil que pone en riesgo el acuerdo comercial entre la Unión Europea y el Mercosur.

Al presidente francés, Emmanuel Macron, esas imágenes le vinieron como anillo al dedo para apoyar el argumento de los ganaderos de su país que no quieren competir con sus pares del Mercosur y que dicen que toda la carne que se produce en el bloque regional se origina en zonas desmontadas. Si fuera por quien emite más gases de efecto invernadero habría que recordar que Francia le da al planeta el doble de toneladas de dióxido de carbono per cápita que Brasil (5,1 contra 2,3).

Pero los incendios existen y la respuesta del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no fue la mejor. Según el Instituto Nacional para la Investigación Espacial (Inpe), la agencia brasileña que monitorea el Amazonas, hubo un aumento del 75% este año respecto de 2018 en el número de focos detectados. Los propios productores brasileños advierten que la situación los perjudica. La Asociación de Productores de Soja de Brasil (Aprosoja) dijo que estaba en contra de cualquier forma de desmonte ilegal, por fuera del Código Forestal, y que un 25% de las áreas protegidas están dentro de las propiedades rurales, según los términos de la ley.

El exgobernador de Mato Grosso do Sul y uno de los productores agropecuarios más grandes de Brasil, Blairo Maggi, dijo en una entrevista al diario Valor Económico: "Cuando exporto soja, maíz, ellos (los importadores) quieren saber más que nunca el origen de la certificación de mi producto. Los importadores, principalmente europeos, vienen a visitar los cultivos y quieren saber más sobre cómo producimos. Y si sembramos en áreas deforestadas, no lo compran. Así que el discurso (en referencia al presidente Bolsonaro) solo se interpone en el camino". La reacción de los compradores ya llegó. VF Corporation, dueña de las marcas de calzado Timberland y Vans, informó que no comprará cuero que provenga de zonas deforestadas de Brasil.

Y comienzan a llegar advertencias sobre la carne. En el mundo, a trazo grueso, no se preocupan por hacer diferencias entre los países de América del Sur. "Un supermercado europeo le pidió a un frigorífico argentino que certifique que la carne que le vende no se origina en zonas deforestadas", cuenta el consultor argentino Fernando Aftalion (h.). "Las desprolijidades que hay en las provincias con las zonas en amarillo y verde (establecidas por la ley Forestal de 2007) no contribuyen en este escenario", dice.

El ingeniero agrónomo e investigador del Conicet, Esteban Jobággy, señala que la producción agropecuaria está cada vez más expuesta al ojo público. Destaca que el desmonte producto de los fuegos tienen un efecto nocivo ya que dejan a los suelos como ladrillo. Al mismo tiempo, recuerda que los bosques prestan servicios ambientales como la regulación de las napas o el impulso a las polinizaciones. "Esos desmontes se provocan por la velocidad en hacer un negocio", advierte.

El mensaje que dice que en 2050 habrá que aumentar la producción con los mismos recursos de tierra y agua que en la actualidad para alimentar a un mundo de 10.000 millones de personas no ha perdido vigencia. Sin la innovación tecnológica es imposible hacerlo. La buena noticia es que cada vez hay más herramientas disponibles para lograrlo. Desde la edición génica hasta la aplicación selectiva de fitosanitarios o productos veterinarios que reemplazan el uso de antibióticos que provocan la resistencia antimicrobiana, las soluciones vienen por el lado del conocimiento. Eso sí, si la elección de la opinión pública es abrazarse a la tecnofobia del siglo XIX no habrá una solución posible al dilema entre producción y naturaleza.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.