Marcha atrás con los biocombustibles

Cristian Mira
Cristian Mira LA NACION
En el sector cayeron mal las declaraciones de Lopetegui sobre los biocombustibles
En el sector cayeron mal las declaraciones de Lopetegui sobre los biocombustibles
(0)
8 de junio de 2019  • 02:00

Hay un consenso en la comunidad agroindustrial respecto de que en el campo se producen alimentos, fibras y energías. Sin embargo, en los últimos días dentro del Gobierno han surgido algunas definiciones de sus funcionarios encaminadas a eliminar una de esas funciones: el campo como productor de energía.

Se trata, precisamente, del secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, quien dijo que la política de biocombustibles representa "un costo tributario para una nación que está quebrada".

Sus declaraciones, en respuesta a una medida cautelar interpuesta en la Justicia por un ingenio azucarero por el precio fijado por el Gobierno al etanol, provocaron el rechazo de los protagonistas de esta cadena. En el biodiésel prefirieron la cautela.

"Los biocombustibles son una política de Estado fijada por ley hace 12 años y que continuó este gobierno", recordó Patrick Adam, director ejecutivo de Biomaíz, la cámara que agrupa a industrias y productores de etanol del cereal. "Lopetegui dice que estamos subsidiados, pero no hace la cuenta que pagamos impuesto a las ganancias, IVA y tributos provinciales y municipales", añadió.

"Hay muchos inversores que están esperando que se amplíe el porcentaje de corte [de las naftas], esto va en contra de que lleguen nuevas inversiones", sostuvo Hernán Maurette, presidente del Centro Azucarero Argentino. "Y hay pymes alejadas de los puertos que no van a poder producir más si no cambian esta política", agregó.

"Bruto y sesgado; cuando solo le ves el costo fiscal a lo que te conviene, según tus intereses", escribió en un tuit la secretaria de Energía de Santa Fe, Verónica Geese.

Las idas y vueltas con las fijaciones de los precios, con cambios de fórmulas de manera que queden al valor más bajo, o las modificaciones continuas a la estructura de los derechos de exportación le quitan previsibilidad a la actividad.

Ese criterio es contradictorio con otras decisiones del Gobierno que fomentaron los biocombustibles. Durante la actual administración, por ejemplo, se aumentó del diez al doce por ciento el corte de etanol en las naftas. La Cancillería y el Ministerio de Producción están trabajando con el sector privado para reabrir el mercado de Estados Unidos para el biodiésel y defenderse de los que ponen barreras, como la Unión Europea.

Otra contradicción que se percibe con las declaraciones de Lopetegui es con la política externa e interna que asumió la actual administración para enfrentar el cambio climático. El Gobierno conformó un gabinete especial con ministros y secretarios de Estado y asumió los compromisos del Acuerdo de París para reducir gases de efecto invernadero. No es trivial el liderazgo argentino con el cambio climático. Aliados estratégicos como Estados Unidos y Brasil están poniendo en duda los compromisos internacionales para enfrentar el cambio climático.

Los biocombustibles son el eje de la economía circular. Alcanza con citar el ejemplo del maíz y el etanol. Se captura dióxido de carbono de la atmósfera y en la producción de etanol se genera burlanda para alimentación de ganado, que, con sus desechos, produce energía y fertilizantes. Así, se reduce el uso del combustible no renovable y se promueve el desarrollo regional. Y hay muchos más cultivos y actividades, como la forestal, que están en ese camino.

En las provincias lo entienden. Crearon la Liga Bioenergética para redactar un proyecto de ley que reemplace la actual norma que vence en dos años. Solo con aumentar el corte de etanol en las naftas de 12 a 27,5% como en Brasil, "pueden llegar inversiones por entre 1500 y 2000 millones de dólares en los próximos cinco años", calcula Adam. Hay también un polo productivo que también podría tener un nuevo impulso si se alientan los biocombustibles. El complejo oleaginoso está trabajando al 40% de su capacidad instalada. También las pymes elaboradoras de biodiésel necesitan previsibilidad en su negocio.

En un año electoral es difícil pedir definiciones estratégicas, pero productores e industriales creen que el Gobierno debe aclarar si está en favor de promover a los biocombustibles como parte de su estrategia de incentivo de las energías renovables o, definitivamente, lo consideran un lastre impositivo.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.