No quería pelear en ninguna guerra, vino al país y encontró un lugar en la yerba mate

Francisco Kraus con su mujer y sus 10 hijos en el jardin de su casa en Misiones
Francisco Kraus con su mujer y sus 10 hijos en el jardin de su casa en Misiones
Mariana Reinke
(0)
16 de mayo de 2019  • 14:57

Corría 1894 y el imperio austrohúngaro se encontraba en apogeo en el Viejo Continente. La incorporación a la milicia formaba parte de los planes del régimen y era una obligación de todos los jóvenes austríacos.

El llamado para Francisco Kraus, un principiante panadero, estaba pronto a suceder y él no quería formar parte del ejército y menos ir a la guerra. Por eso, con unos amigos decidieron dejar su país y aventurarse hacia un nuevo rumbo. Un naufragio y un posterior rescate de otro barco que se dirigía a Sudamérica lo depositó en Buenos Aires .

Instalado ya en la ciudad, conoció a Ulda Spalding, una mujer brasileña con ascendencia alemana con quien se casó. Pasado unos años, un llamado de un cuñado relojero que vivía en Posadas, Misiones , que le contó las virtudes de la zona, lo hizo reflexionar sobre su futuro. Con 40 años, decidió juntar todos sus petates y emprender el largo viaje al norte.

La cosecha de yerba mate, a diferencia de la del té, es a mano
La cosecha de yerba mate, a diferencia de la del té, es a mano

Con un hijo ya nacido, al que le puso Francisco José, "en honor al emperador, nostálgico de su tierra lejana", y su mujer llegaron al pequeño pueblo de Mártires, parada obligatoria de los inmigrantes que seguían tierra adentro por la selva misionera. Allí se instalaron.

De familia de labradores, Kraus comenzó a cultivar la tierra. Era difícil prosperar con diez hijos, pero poco a poco se fueron incorporando a las labores. Fue su hijo mayor quien decidió comenzar a cultivar las primeras plantas de yerba mate.

"Cuando fallece en 1945, fue mi abuelo quien le da una vuelta al negocio del té y del mate", contó a LA NACION Milton Kraus, cuarta generación en el país.

En una granja de 25 hectareas, Francisco José, con las primeras plantaciones, buscó mejorar con nuevas semillas de té y construyó viveros de yerba mate. Dos de sus cinco hijos, Juan Ángel y Román continuaron con la empresa, comprando más tierras para agrandar la producción.

Juan Ángel Kraus, cosechando té
Juan Ángel Kraus, cosechando té

Al principio entregaban a una cooperativa para que allí sequen las hojas. Pero las enormes distancias y la complicada logística hizo que construyan su propio secadero.

"Con prueba y error, sin energía eléctrica y motores a combustión, implementaron el sistema de secado. Era darle manija para arrancar los motores y que estos generen energía y muevan las máquinas del secadero", señaló Milton, hijo de Juan Ángel.

Agregó: "Fue mi padre quien creó e implementó este sistema que tiene un flujo de aire caliente producido por el calor indirecto de una caldera y así se obtiene yerba libre de humo. A veces compraban motores de barcos desarmados para confeccionar los secaderos: con poco se trataba de hacer algo".

Ya secada la materia prima, se vendía a granel en bolsas de 40 a 50 kilos a cooperativas de la zona o empresas privadas. Y fue la última generación de Kraus la que buscó darle valor agregado al negocio para que sea más rentable. Los hijos de Juan Ángel, Gino, Milton y Romina, al cultivo, cosecha y secado, le sumaron la marca propia.

Camión cargado de yerba mate, rumbo a la planta empaquetadora
Camión cargado de yerba mate, rumbo a la planta empaquetadora

En 1998 llegó el momento de las infusiones orgánicas certificadas. "En ese tiempo, todavía era una innovación el tema, pero nosotros veníamos trabajando de esa manera, con una agricultura tradicional y solo debimos incorporar algunos detalles para adaptar el sistema de certificación", remarcó el empresario, de 45 años.

Hoy, con 300 hectáreas exportan el 60% de la producción de yerba mate a 18 países, entre los cuales están Estados Unidos, Alemania, Inglaterra, España, Austria, Chile y Costa Rica. En tanto, la mayor parte de la producción de té queda en el mercado interno, porque la logística es cara y competir con Asia se hace difícil; solo se exporta algo a Uruguay y Brasil.

Milton Kraus, cuarta generación, es el encargado del comercio exterior de la yerba mate
Milton Kraus, cuarta generación, es el encargado del comercio exterior de la yerba mate

"Hice a la inversa de mi bisabuelo: el vino para acá y yo fui para el viejo mundo a buscar importadores para nuestros productos", concluyó, orgulloso, Milton.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.