Por la guerra comercial, las ventas de poroto de soja argentino siguen firmes en el último cuatrimestre del año

En agosto se exportaron más de un millón de toneladas del poroto y se superarían 1,5 millones en septiembre
En agosto se exportaron más de un millón de toneladas del poroto y se superarían 1,5 millones en septiembre
Dante Rofi
(0)
17 de septiembre de 2019  • 19:40

Por segundo año consecutivo, y como una consecuencia directa de la guerra comercial entre los Estados Unidos y China, los embarques de poroto de soja argentino crecen hacia el último cuatrimestre, momento en el que usualmente declinaban por el ingreso en el circuito comercial de la oferta estadounidense.

"Según las últimas proyecciones, durante agosto se embarcó un millón de toneladas de poroto de soja, mientras que para septiembre se sobrepasarían los 1,5 millones", contó a LA NACION Federico Di Yenno, analista de mercados de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

En su última actualización de embarques programados, la BCR informó que en el período entre el 11 de septiembre y el 10 de octubre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 636.000 toneladas de poroto de soja; desde Bahía Blanca, 391.200 toneladas, y desde Necochea, 134.483 toneladas.

"Entre los meses de agosto y septiembre normalmente se comenzaban a desacelerar las ventas de poroto de soja argentino, por una cuestión estacional. Ahora eso no ocurre y entre el 80 y el 90% de los embarques tienen por destino China", dijo Di Yenno.

El especialista agregó, que en 2017, antes del inicio de la guerra comercial, durante el último cuatrimestre del año se embarcaron 1,73 millones de toneladas, para totalizar exportaciones por 7,38 millones. "En 2018, ya con el conflicto bilateral entre Estados Unidos y China vigente, la Argentina despachó 2,36 millones de toneladas de poroto de soja en el último cuatrimestre, para totalizar ventas externas por 3,66 millones, en un año en que la cosecha local fue muy golpeada por el clima", detalló.

Respecto de los embarques en el presente año, Di Yenno señaló que si bien es cierto que la abundante cosecha de maíz desplazó un poco los envíos de soja, "si se sigue dando la tendencia actual vamos a tener un año muy parecido a 2018 en embarques de poroto soja", aunque adaptados a un volumen de producción más abundante.

Cabe recordar que en las últimas tres campañas los volúmenes de cosechas fueron de 55 millones de toneladas en 2016/2017; 37,78 millones en 2017/2018, y de 55,30 millones en 2018/2019, según datos del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

Di Yenno agregó que bajo el supuesto actual de exportaciones por 8 millones de toneladas para 2019, "en un año 'normal', sin guerra comercial, tendríamos embarques aproximados a los 2,5 millones de toneladas en el último cuatrimestre de 2019, pero con exportaciones más altas como las que se están dando y con la mayor demanda de China en esos meses las proyecciones se podrían superar tranquilamente, aunque eso estará supeditado a lo que ocurra con las negociaciones entre China y Estados Unidos". En los primeros ocho meses de 2019 se llevan embarcados 5,3 millones de toneladas de poroto de soja.

Exportaciones primarizadas

Para el presidente del Centro de Exportadores de Cereales y de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina, Gustavo Idígoras, lo que está ocurriendo con los embarques de grano sin procesar es una "riesgosa primarización de las exportaciones del principal complejo exportador del país".

Para fundamentar su observación, detalló que según los datos del Ministerio de Agricultura de la Nación el registro de exportaciones de poroto de soja para las operaciones a realizarse entre agosto, septiembre y octubre sumó 3 millones de toneladas. "Si comparamos con los registros de 2016 y de 2017, cuando hubo cosechas similares a la actual, se encuentra que en esos años se exportaron en el mismo trimestre 700.000 y 778.000 toneladas, respectivamente", indicó el empresario.

Cabe recordar que en septiembre de 2018, cuando el Gobierno modificó el esquema de derechos de exportación, la industria perdió un diferencial de 3 puntos porcentuales que fomentaba la venta de subproductos como harina y aceite, en detrimento del grano sin procesar.

"Esta situación pone en riesgo las fuentes laborales del principal complejo agroexportador y generador de divisas del país. Es necesario revertirla lo antes posible y eliminar el actual castigo impositivo que pesa sobre la industria y que favorece la salida de materia prima sin procesar", dijo Idígoras.

Más demanda en el sur

Según Adrián Seltzer, operador de la corredora Granar SA, el cambio de tendencia en cuanto a los embarques de poroto de soja mejora las chances de venta de los oferentes de grano sobre los puertos del sur bonaerense, que antes, a esta altura del año, se quedaban sin demanda.

"Históricamente la demanda de poroto de soja en el último cuatrimestre del año para los puertos de Bahía Blanca y de Necochea era poco relevante, ya que sobre esas terminales marítimas el mayor interés proviene de la exportación y no de la molienda, que ocupa un papel secundario. Entonces, los productores cercanos a esos puertos debían comparar los precios ofrecidos en Bahía y en Necochea con los vigentes en el Gran Rosario para, luego de evaluar el impacto del flete, decidir hacia donde enviaban sus porotos", explicó.

Añadió que desde el inicio de la guerra comercial esta lógica se modificó producto del incremento de la demanda de China sobre los puertos sudamericanos, en detrimento de los embarques desde el Golfo de México y desde las terminales estadounidenses del Pacífico. "Gracias a ese cambio, los vendedores de la región agrícola sur también encuentran precios competitivos para su soja en el segundo semestre del ciclo comercial", dijo Seltzer.

Por: Dante Rofi
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.