Rincón Gaucho: en Mercedes, la herrería es una obra escrita, pero de otra forma

La herrería tradicional en Mercedes se desarrolló mayoritariamente entre mediados del siglo XIX y comienzos del XX
La herrería tradicional en Mercedes se desarrolló mayoritariamente entre mediados del siglo XIX y comienzos del XX Crédito: Shutterstock
Susana Boragno
(0)
4 de agosto de 2018  

En el Museo Histórico Municipal Miguez se presentó el libro La herrería tradicional de Mercedes, obra de los autores Carlos Dagnino y Mariano Echazú Lezica. Fue editado por la Comisión Municipal Cultural y Natural local, que premió la acción sistemática de identificación, registro e inventario de obras que embellecieron el espacio público hasta el presente. Y para que se valoren y no se amontonen como hierro quieto en algún galpón esperando ser nuevamente fundidas, perdiendo así su valor artístico. Esta buena acción es beneficiosa para la propia comunidad: rescatar la herrería artística en su equipamiento urbano y rural.

La herrería tradicional en Mercedes se desarrolló mayoritariamente entre mediados del siglo XIX y comienzos del XX. Está expresada en rejas de ventanas, algunas con elementos de fundición; balcones de plantas alta y baja, algunos enriquecidos con mármol y bronce; montantes de cancelas de los interesantes zaguanes; cornisamentos. Portales de accesos, algunos de forma ojival, de fina filigrana y de excelentes facturas que podrían inspirar a algún poeta. Galerías enrejadas de la zona rural, en las quintas, en las estancias en prevención del ataque del indio, coronamiento de aljibes y rejas de pulperías.

Primero, fueron de trazos simples; luego, se enriquecieron con elementos de fundición como rosetas, flores, mariposas, creando verdaderas obras de arte al aire libre. Fueron como una exposición permanente, ante el orgullo del artista realizador, de una obra irrepetible. Muchas se han perdido porque sus propietarios no valoraron estos bienes sentimentales y culturales que conformaban el patrimonio regional. Fue una artesanía de raíz hispana y se favoreció de las manos laboriosas de la inmigración mayoritariamente italiana que se sumó en gran escala a esta población. Algunas obras deambularon de una estancia a una casa, de una pulpería a una quinta, y hubo que seguir las pistas para documentarlas. Hoy están de moda los murales que embellecen las paredes de los edificios; por entonces, eran los herreros los que exhibían sus obras.

Muchos de estos trabajos fueron realizados en talleres de herrería o por anónimos artesanos. Una guía comercial de 1873 enumera algunos nombres: Benatti, Hauret, Landini, Negri, Volpe, Tomano, Del Búa, etc.

Así se expresó el arquitecto Carlos Moreno en la presentación del libro: "La herrería es una obra escrita, pero de otra forma? Mercedes era un importante lugar de paso y tenía la característica de pueblo sensible para preservar estas rejas artísticas".

El trabajo de la herrería consiste en el forjado, el calentado y templado del material, el hierro. La técnica se basa en la ductibilidad del material calentándolo y mediante golpes de martillo puede ser forjado cambiando sus formas, transformando el lingote inicial en barras, varillas, chapas y perforando con un punzón caliente.

Cada reja forjada expresaba los modos y los gustos de la época y fueron un buen testimonio de la sociedad mercedina, que hoy podemos encontrar en esta excelente publicación.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.