Sin respeto a la propiedad de la tierra no hay producción

El campo es una cadena agroalimentaria
El campo es una cadena agroalimentaria Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera
Patricio Watson
(0)
30 de mayo de 2020  • 21:00

A los productores agropecuarios nos imaginan señores potentados, casi feudales, nada más lejos que pertenecer a esa clase de la que en realidad quedan muy pocos ejemplares. Hoy, los productores de la pampa gringa,de los que estoy hablando, se dividen por su escala de trabajo, en chacareros que tienen en propiedad entre 50- 60 hectáreas y cuyo distintivo es la aplicación de trabajo personal en todas las tareas de la producción, sin empleados o lo sumo uno. Con sus equipos de maquinarias en general sobredimensionado realizan trabajos para terceros. El resto de la superficie que tarbajan es alquilado de alguna manera y estas empresas están compuestas por hermanos o hijos. Sostenerlas en el tiempo implica un trabajo feroz y crecer es titánico, algunos lo logran.

El siguiente escalón lo componen los que tienen en propiedad entre 200 y 800 hectáreas y trabajan algunos campos en alquiler , con maquinaria propia o contratada. Esta categoría puede estar un poco más holgada pero depende de la cantidad de personal y el peso de los retiros. En esta escala es muy difícil trascender generaciones porque la próxima sucesión deja parcelas muy chicas a personas que no están acostumbradas a los trabajos rurales y a asumir el riesgo agrícola.

El tercero en la escala normal es el compuesto por propietarios de más de 1000 hectáreas que tienen la posibilidad de tercerizar el manejo, alquilar, trabajarlo por administración, etcétera. pero de todas maneras exigen un muy prolijo manejo para mantenerse a flote.

Hoy en la Argentina, a poco de haber asumido un gobierno hibrido nacido de dos corrientes opuestas del mismo partido que mostró su cara moderada para ganar las elecciones, y en medio de la pandemia comienzan a mostrarse los que estuvieron amordazados durante la campaña. Estos promotores del reparto de bienes ajenos están tratando de instalar a modo de ensayo, ideas cubanizantes o venezolantes absolutamente peligrosas para nuestra democracia republicana, aprovechando la ignorancia de gran parte de la sociedad.

Describí las diferentes categorías de "Oligarcas" para que se entienda lo siguiente, el progresismo piensa que es un privilegio gratuito la tenencia de la tierra porque si bien muchas propiedades son heredades, no entienden que el valor del trabajo para mantener una explotación por dos o tres generaciones cubre con creces el precio de tierra. Las reformas agrícolas propuestas generalmente por los intereses particulares o la ignorancia oficial resultarían en la más grande injustica ya que adjudicaría parcelas a personas para las cuales tendría el mismo efecto que la herencia que tanto critican, pero en este caso sin merecimiento alguno.

El apego a las propiedades rurales se da por el sudor y en muchos casos las lágrimas que se invierten para subsistir en climas adversos y sociedades hostiles influidas por políticos demagogos y populistas. El campo es nuestra casa y lo fue de nuestros padres y abuelos por lo que encierran un valor sentimental muy superior al del mercado. Esta característica de las propiedades rurales es la que las diferencia de otro tipo de propiedades sin ser mejores o peores, solo por la carga afectiva.

Funcional

La discriminación y mal trato que ejercen los gobiernos hacia los terratenientes de todo la escala está siendo funcional a la unión de las diferentes fuerzas que las representan pero de todos modos por su bajo valor electoral, les rinde beneficios porque por oposición, aglutina a las fuerzas contrarias, mucho más numerosas. No considera la importancia de la cadena agroalimentaria como la única que además de brindarnos los alimentos nos deja superávit. Los países que experimentaron con recetas marxistas finalmente entendieron que la propiedad de la tierra debe respetarse porque de no hacerlo se pierde la independencia alimentaria justamente por la ineficacia de los productores comuneros.

Imagino que los ejemplos cercanos del éxito de esas políticas, como la de Venezuela que teniendo una de las mayores reservas petroleras del mundo, hoy está importando, servirán para que no se cometan los mismos errores en nuestra quebrada Argentina.

El autor es productor agropecuario

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.