Maíz: una campaña con imprevistos

Las lluvias de fines de diciembre-enero llegaron tarde para algunos lotes de maíz temprano de la zona núcleo
Las lluvias de fines de diciembre-enero llegaron tarde para algunos lotes de maíz temprano de la zona núcleo Fuente: Archivo
Carlos Marin Moreno
(0)
1 de febrero de 2020  

Las lluvias de fines de diciembre-enero llegaron tarde para algunos lotes de maíz temprano de la zona núcleo. Eso se ve al pelar las espigas y al comprobar que tienen muy pocos granos. La explicación técnica es que "los cultivos sembrados en septiembre, sin napa cercana y con alta densidad, generaron la flor femenina recién luego de los chaparrones, cuando ya no había más polen proveniente de la masculina", según observa un técnico del sur de Santa Fe.

La recomendación del profesional es revisar los cultivos tempranos y evaluar si mantienen el potencial para cosechar grano o si se deben destinar al pastoreo directo o al picado. El fenómeno no se da en todos los maíces tempranos, pero sí en los ambientes menos favorables. Esta situación ya fue percibida por el mercado, que ofrece cotizaciones inéditas para la mercadería con entrega entre marzo y abril.

Otro indicador de que el agua llegó 15 días tarde es el volumen de materia verde que están recolectando las picadoras para silo -30/35 toneladas por hectárea- producto de cultivos de bajo porte y escaso contenido de grano.

Corte de la caña

Otro fenómeno poco común que se puede apreciar en esta campaña maicera es el Green Snap o corte de la caña: la planta se quiebra por encima de la espiga y se dobla por acción del viento; así, queda la espiga como lo más alto.

Según el técnico, este suceso no se da en todas las plantas y se debería, principalmente, a un desbalance provocado por una alta tasa de crecimiento impulsada por precipitaciones abundantes y por temperaturas cálidas.

En la bibliografía también se asocia a aplicaciones de herbicidas fuera del momento adecuado y con condiciones ambientales inconvenientes, y a lotes de muy alta fertilidad. Las plantas afectadas reducen drásticamente el potencial de rendimiento.

Otro problema que hubo enfrentar luego de las lluvias fue la roya. "Se observaron híbridos con un comportamiento regular frente este patógeno, que obligan a aplicar fungicidas", admite el profesional.

Agrega que "muchos maíces tardíos florecerán en los próximos días y se debe monitorear el desarrollo de la enfermedad, sobre todo, desde 15 días antes a 15 días después de esta etapa".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.