Qué se espera para la economía uruguaya en 2021

Montevideo, Uruguay
Montevideo, Uruguay Crédito: Shutterstock
Diario El País
(0)
30 de diciembre de 2020  • 19:51

La economía uruguaya llega al año 2021 con un escenario más pesimista que lo esperado meses atrás, con un alto nivel de incertidumbre y múltiples desafíos que dependen principalmente de la resolución de la crisis sanitaria o de un posible recrudecimiento de la pandemia.

Mejorar las variables del mercado de trabajo, reformar el sistema de la seguridad social, la convergencia de la inflación a los niveles planteados en el presupuesto y un menor ritmo en el crecimiento de la actividad económica son las principales amenazas.

En una nueva edición de la Encuesta de Expectativas Económicas que realiza El País, 10 analistas respondieron qué se puede esperar sobre el crecimiento económico, la inflación, el desempleo, el déficit y el dólar el año próximo. También analizaron cuáles serán los principales riesgos que enfrentará el gobierno y qué puede hacer.

Para el economista Pablo Moya de la consultora Oikos, el principal riesgo para la economía en 2021 es "que los estímulos fiscales implementados por los países, determine un abaratamiento relativo frente a Uruguay que nos limite la competencia en los mercados".

Por su parte, el director del Centro de Estudios para el Desarrollo (CED), Agustín Iturralde, manifestó que si la situación sanitaria empeora en el país, el gobierno "debería adoptar medidas restrictivas más duras, lo cual inevitablemente implicaría un perjuicio mayor a la actividad económica".

La economista del Instituto de Economía (Iecon), Gabriela Mordecki, explicó que la recuperación de la economía en 2021 "será más lenta que la esperada meses atrás", lo que impactará en el mercado laboral. "El impacto en los uruguayos que se han quedado sin trabajo, que están en seguro de paro, que son informales o monotributistas sin derecho a este beneficio, se verán en una situación muy difícil", explicó Mordecki.

Nicolás Cichevski, gerente del área de Consultoría Económica de Grant Thornton, dijo que en el corto plazo "el principal riesgo para la economía" deriva de un potencial deterioro de la situación sanitaria y su efecto en la actividad económica. A su entender, la amenaza "no es necesariamente una nueva cuarentena generalizada similar a la de marzo-mayo por un corto período, sino una extensión durante todo 2021 de las medidas actuales", lo que "complicaría aún más el escenario para 2021 que ya es bastante más pesimista que lo esperado.

Ramón Pampín de la Consultoría Económica de PwC explicó que ven con mayor pesimismo el 2021 debido a que Uruguay atraviesa la primera ola de Covid-19. Sus proyecciones tienen en cuenta un mal desempeño de la temporada turística y el impacto por medidas que puedan darse en el primer trimestre del año y que afecten la movilidad de las personas. "Por tanto, consideramos que tendremos un segundo shock de oferta, menor en magnitud que el primero de ellos, que se dio en el segundo trimestre de 2020", explicó.

En CPA Ferrere, Giuliano Cantisani explicó que el gobierno deberá enfrentar varios dilemas de política económica el próximo año y dijo que si bien la política económica plasmada en el Presupuesto, en la Ley de Urgente Consideración y en otras iniciativas del gobierno está orientada a reducir la incertidumbre fiscal, aumentar la competitividad y reducir la inflación, una recuperación de la economía más lenta como también del empleo, podría comprometer las metas fiscales y obligar a redefinir las prioridades de política económica.

Cantisani agregó que las reformas estructurales para apuntalar la competitividad avanzan más lento de lo esperado por el sector productivo, lo que determina que, en ausencia de reformas estructurales, la competitividad de muchos sectores exportadores depende del tipo de cambio real.

En tanto, Alejandro Cavallo de Equipos Consultores manifestó que "el principal riesgo para los siguientes años está relacionado con la posibilidad de un crecimiento lento que sea insuficiente para aliviar la situación fiscal y, por tanto, la sostenibilidad de la deuda".

Para el economista de KPMG, Marcelo Sibille, el principal riesgo que enfrenta el gobierno "es sufrir una recaída en el nivel de actividad en el próximo trimestre por la ola de contagios de fin de año". En cualquier caso, según Sibille "la expectativa es que pese al crecimiento promedio esperado para 2021, no se estaría alcanzando aún el nivel de 2019 debido a la profundidad de la caída en 2020".

La visión de Alicia Corcoll, de Exante, es que la política monetaria uruguaya "debería seguir siendo relativamente laxa", dado el contexto externo de tasas bajas y el desafío del país para retomar los niveles de actividad y empleo pre pandemia. Además, acotó que las definiciones que tome el gobierno para la próxima ronda de negociación colectiva (cuando empiecen a vencer los acuerdos puente que se establecieron en los primeros meses de pandemia) serán clave para la dinámica de la inflación y el empleo.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.