Conductores de Uber y taxistas, de rivales a aliados con un enemigo común

La baja de las tarifas que concretó Uber logró que los choferes de ambos sistemas de transporte dejaran de lado sus diferencias y se unieran para protestar en Nueva York
Sarah Kessler
(0)
28 de marzo de 2016  

El año pasado, taxistas en Bélgica lanzaron huevazos contra autos de conductores de Uber y les impidieron recoger pasajeros durante una protesta contra la compañía. En Francia, en otro día de protestas, taxistas atacaron a conductores de Uber, incluso incendiando sus autos en un par de casos. Un video de una protesta contra Uber en Toronto muestra a un hombre golpeando en la ventanilla de alguien que sospecha que conduce para Uber y luego es arrastrado cinco metros antes de soltarse. Y en ciudades de todo Estados Unidos, conductores de Uber y taxistas se han enfrentado en bandos opuestos ante las normas impuestas para regular el negocio del transporte de pasajeros.

Tanto Uber como las cámaras empresarias de flotas de taxis históricamente han hecho esfuerzos por promover este enfrentamiento. "Estamos en una campaña política y el candidato es Uber y el oponente es un imbécil de nombre Taxi", dijo el CEO de Uber, Travis Kalanick, cuando explicaba el enfrentamiento en 2014. "A nadie le gusta, no es un personaje agradable, pero está tan entretejido en la maquinaria y el tejido político que mucha gente le debe favores", agrega el ejecutivo. La Asociación de Taxis y Limusinas de Estados Unidos ha volcado fondos a una campaña de desprestigio contra Uber que incluye, por ejemplo, una cuenta de supuestos secuestros y ataques sexuales de conductores de Uber.

Pero al rebajar las tarifas Uber y Lyft -una empresa que ofrece un servicio similar-, algunos de sus conductores comienzan a ver a los conductores de taxis no como oponentes, sino como aliados en una batalla laboral que afecta a ambos grupos. "Cuando empecé a conducir, los taxistas odiaban a los conductores de Uber y los conductores de Uber odiaban a los taxistas", dice Abe Husein, ex conductor de Uber que ha ayudado a organizar huelgas y protestas en Kansas City y a nivel nacional. "Ahora todos odian a Uber. Los tiempos han cambiado."

Juntos a la par

Hace unos días, la Alianza de Peones de Taxi de Nueva York (Nytwa) y la Asociación Internacional de Mecánicos, que representa a los conductores negros, convocaron juntas a una protesta en la municipalidad de Nueva York reclamando que Uber y Lyft vuelvan a las tarifas anteriores tras la rebaja del 15% que concretaron hace unas semanas. Los taxistas han organizado varias protestas similares en las últimas semanas y otra seccional de la Alianza de Trabajadores de Taxis ha organizado más protestas en Filadelfia. "Fueron más pro-taxi", dice Abdoul Diallo, un organizador de los conductores de Uber en la ciudad de Nueva York, respecto del sindicato de taxistas. "Pero lo que advirtieron es que los conductores de Uber también son en realidad conductores de taxis. Es sólo una nueva forma de hacerlo. Sus miembros estaban dejando el taxi tradicional y se iban a trabajar para Uber, por lo que se volvió importante para ellos responder no sólo en el sector de los taxis, sino para los trabajadores en general."

Hace unos días, en una manifestación en Nueva York, un grupo de unas 40 personas se paró en las escalinatas de la municipalidad con carteles que decían cosas como "Destruir el empleo no es innovar" y "Oiga Uber, los políticos podrán ceder, pero los trabajadores hacemos huelga". Bhairavi Desai, presidenta de la Alianza Nacional de Peones de Taxi, que representa a más de 19.000 conductores en Nueva York, hizo una breve conferencia de prensa. "Estamos aquí para decirles a Uber y Lyft, a todas estas compañías con aplicaciones en la red, que deben terminar esta carrera hacia abajo", comenzó Desai, que no tenía micrófono y tuvo que gritar para hacerse escuchar. "No permitiremos que sigan destruyendo nuestros ingresos. Cuando la mayor compañía de autos de alquiler en la ciudad de Nueva York, con más de 30.000 vehículos afiliados, comienza a bajar las tarifas, da una señal a todo el sector de bajar las tarifas."

Aunque Uber dice que es una compañía tecnológica, Desai cree que no difiere de cualquier otra compañía de autos de alquiler. Los destinos de los conductores de Uber y los taxistas están unidos. En la medida que Uber baja las tarifas, sus conductores ganan menos dinero por cada kilómetro, pero Uber también se vuelve más atractiva para los clientes como alternativa a los taxis. Y si bien el número de taxis en Nueva York está limitado por el sistema de licencias, la cantidad de conductores de Uber no lo está. El año pasado, cuando el intendente de la ciudad Bill de Blasio propuso una legislación que, si era aprobada, hubiese limitado el número de conductores de Uber, la compañía hizo lobby llegando hasta instalar un elemento en su app llamado el "Uber de De Blasio", que muestra las largas esperas de los habitantes de Nueva York por un auto de alquiler. De Blasio abandonó la iniciativa pocos días más tarde.

La idea compartida por taxistas y conductores de Uber es que enfrentan un mismo problema. "Se ha dicho mucho sobre la división entre taxistas y conductores de Uber", afirmó Desai. "Pero quiero decirles, como líder de la Alianza de Trabajadores de Taxi de Nueva York, y por parte de nuestros amigos los mecánicos, siendo las dos organizaciones que han estado luchando por los derechos de conductores de taxis y los conductores negros cerca de 20 años, que para los choferes no hay división. Sabemos que sólo ganaremos si estamos unidos como fuerza laboral. Porque divididos pedimos limosna, pero unidos ganamos."

Traducción Gabriel Zadunaisky

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.