Coronavirus. Los pronósticos del FMI y Wall Street para América latina

Las cuarentenas golpearán la economía.
Las cuarentenas golpearán la economía. Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk
(0)
19 de marzo de 2020  • 11:23

WASHINGTON.- Las primeras proyecciones en Estado Unidos sobre el impacto del nuevo coronavirus en América latina pregonan meses muy difíciles para la economía de la región.

Los principales bancos de inversión de Wall Street dieron vuelta sus pronósticos, y ahora anticipan que América latina caerá en recesión este año. JP Morgan proyectó una caída anualizada del producto bruto interno (PBI) del 11,6% en el segundo trimestre de este año debido al impacto de la pandemia, seguida, eso si, por un fuerte rebote a fin de año. Goldman Sachs estimó que la región caerá un 1,2%, mientras que Credit Suisse anticipó una contracción mayor, del 1,5 por ciento.

Y el Fondo Monetario Internacional ( FMI ) dijo que una recesión en la región este año "no es un escenario improbable". El Fondo pidió "acciones de políticas fuertes" para proteger la economía, y llamó a profundizar los esfuerzos para evitar una crisis humanitaria.

Goldman Sachs prevé que la economía argentina se contraiga un 2,5% este año. El hundimiento de la economía reducirá la inflación, que el banco proyecta ahora en un 35% para este año.

Un informe de JP Morgan, titulado "El día que la Tierra se detuvo", ofreció sombríos pronósticos para la economía mundial por el avance de la pandemia coronavirus, que ya alcanzó a 159 países y a más de 220.000 personas. El banco prevé una contracción anualizada del PBI del 14% en Estados Unidos y del 22% en Europa para el segundo trimestre. Con todo, el banco prevé un fuerte rebote hacia fin de año a medida que los gobiernos logren controlar el avance de la enfermedad.

El informe indicó que las contracciones previstas para el segundo trimestre "son peores que los registrados durante la crisis financiera global o la crisis soberana europea". JP Morgan dijo que es natural prever que la recesión se extienda al segundo semestre, pero el informe contempla que el derrumbe de marzo a abril sentará las bases para "un fuerte repunte en el crecimiento global en el segundo semestre".

"Las economías emergentes no son inmunes", indicó el banco, que prevé una caída del 11,6% en América latina, seguida de una recuperación del 8,4% en el tercer trimestre. Además de la pandemia, las economías emergentes enfrentan "un endurecimiento significativo en las condiciones financieras".

Las recomendaciones del FMI

Al ofrecer un panorama para América latina, Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, recomendó políticas de estímulo fiscal y monetario , y dijo que los gobiernos regionales deberían repartir dinero, subsidiar los salarios y ofrecer recortes impositivos para aliviar a los hogares y los negocios. "Tiempo para acciones de política fuertes", fue el título que eligió Werner para su nota sobre la región.

"Para la región, la recuperación que esperábamos hace unos meses no ocurrirá y un 2020 con crecimiento negativo no es un escenario improbable", afirmó.

El Fondo dijo que los países de América del Sur sufrirán una caída en los ingresos exportaciones, "tanto por la caída en los precios de las materias primas como por la reducción en los volúmenes de exportación, especialmente a China, Europa y Estados Unidos, que son socios comerciales importantes" .

"La fuerte caída de los precios del petróleo afectará especialmente a los exportadores de petróleo. El endurecimiento de las condiciones financieras afectará negativamente a las economías grandes e integradas financieramente y a aquellas con vulnerabilidades subyacentes. Las medidas de contención en varios países reducirán la actividad económica en los sectores de servicios y manufactura durante al menos el próximo trimestre, con un repunte una vez que se contenga la epidemia", escribió Werner, uno de los funcionarios del Fondo que mejor conoce la economía argentina.

"Los gobiernos deberían usar transferencias de efectivo, subsidios salariales y recortes impositivos para ayudar a los hogares y negocios afectados a enfrentar esta parada temporal y repentina en la producción", recomendó.

Werner dijo también que los bancos centrales deben "estar preparados para proporcionar una amplia liquidez a las instituciones financieras". Y agregó que, donde exista "espacio", un estímulo fiscal y monetario puede elevar la confianza y la demanda, aunque puntualizó que su efectividad sea mayor cuando la actividad se normalice.

"Estas medidas, junto con la desaceleración económica mundial y la interrupción de las cadenas de producción, la disminución de los precios de los productos básicos, la contracción del turismo y el fuerte endurecimiento de las condiciones financieras mundiales están deteniendo la actividad en muchos países latinoamericanos, lo que perjudica gravemente las perspectivas económicas", indicó Werner.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.