Dólar: los costos escondidos de la estrategia oficial para bajarlo

Martín Guzmán y Alberto Fernández; "Intervenimos sobre el contado con liqui para que entiendan que no pueden hacer lo que quieren", dijo ayer el presidente
Martín Guzmán y Alberto Fernández; "Intervenimos sobre el contado con liqui para que entiendan que no pueden hacer lo que quieren", dijo ayer el presidente Fuente: Archivo - Crédito: Fabián Marelli / LA NACION
Esteban Lafuente
(0)
28 de octubre de 2020  • 11:45

"Intervenimos sobre el 'contado con liqui' para que entiendan que no pueden hacer lo que quieren". La advertencia de Alberto Fernández ayer en una entrevista radial deja en claro la postura oficial en materia cambiaria. Más allá de las declaraciones que intentan minimizar la relevancia de las cotizaciones paralelas del dólar, el Gobierno está operando activamente en el mercado financiero para intentar achicar la brecha, aunque lo hace con operaciones que validan un endeudamiento al 16% en dólares.

El denominado dólar 'contado con liquidación', un mecanismo al que recurren empresas e individuos para sacar dólares del país de forma legal por fuera del tipo de cambio oficial, surge de operaciones de compra y venta de bonos o acciones en su denominación en pesos por su especie en dólares. La diferencia entre ambas cotizaciones arroja el valor de ese tipo de cambio paralelo.

En ese marco, la apuesta oficial para darle "mayor volumen" a ese mercado, según indicó días atrás el ministro Martín Guzmán, es vender bonos en moneda extranjera para incrementar la oferta en el mercado. La consecuencia de esa mayor oferta es una baja del precio, que se refleja en la caída del 'contado con liqui' en las últimas jornadas.

La intervención oficial, comentan operadores del mercado financiero, se da particularmente a través de entidades como la Anses, que tiene en su haber un volumen importante de títulos públicos, u otros organismos oficiales, y se concentran habitualmente en el cierre de las ruedas financieras.

"Para que baje la cotización en pesos, el sector público sale a vender bonos, llena de oferta el mercado y así el precio baja", explica José Ignacio Bano, economista y gerente de Research en Invertir Online. "Lo que se intenta es que la brecha decrezca y baje la sensación de una futura devaluación. Pero es una maniobra bastante artificial que no resuelve los problemas de fondo", explica el analista, en referencia a los factores que en las últimas semanas llevaron al incremento de la brecha.

La operatoria, no obstante, genera dos consecuencias negativas, más allá de la baja en la brecha cambiaria. Por un lado, el movimiento afecta al endeudamiento neto, porque bonos en manos hasta entonces del sector público pasan al sector privado. En otras palabras, la operación equivale a un incremento la deuda.

Esa operación, además, tiene un costo. Producto de la recesión y la crisis de confianza que afecta a la economía argentina, hoy el riesgo país está en 1459 puntos y los bonos del Tesoro cotizan en el mercado con precios muy bajos, con un rendimiento anual que ronda en promedio el 16%.

"Lo que se está haciendo es vender deuda en dólares que tenía el sector público al sector privado. Así, el estado se endeuda al 16% o 17% en dólares para bajar las brechas. Se está convalidando un endeudamiento muy caro, y el tema es para qué", afirma Gabriel Caamaño, de Consultora Ledesma.

"El bono rinde 16% y lo tiene el Estado, entonces es como si se tuviera que pagar a sí mismo. Pero cuando lo vende, es como si estuviera haciendo lo equivalente a una emisión de deuda. Sale de su propia contabilidad y lo manda al sector privado, con un rendimiento del 16%", completa Bano.

En la práctica, la medida tuvo su efecto. En los últimos días, la cotización paralela del dólar cayó de $181 a $163, una baja del orden del 10%.

Otra opción para desinflar la cotización del 'contado con liqui' sería la de intervenir sobre los precios en dólares de los bonos. Para eso, el Estado podría recomprar en el mercado estos títulos, y con esa mayor demanda empujar hacia arriba su cotización. "Así, la división de cotización en pesos sobre la cotización en dólares te da menor, porque crece el denominador, y baja el 'ccl'. Sería una forma de recomprar su propia deuda. Pero es un ejercicio hipotético, porque hoy justamente lo que no hay son dólares", explica Bano.

La intervención sobre el 'contado con liqui' es una de las herramientas desplegadas por el equipo económico para contener las brechas cambiarias. Otra de las medidas fue concretada ayer, con una gran licitación de deuda que incluyó como instrumento estrella un bono 'dollar linked' que vence en abril de 2022 y se paga en pesos, pero ajusta su capital a la evolución del dólar oficial. Con esta colocación recibió $129.800 millones, a una tasa del 0,10%.

Según Caamaño, la intervención sobre el 'contado con liqui' como se efectuó en las últimas ruedas puede tener un impacto negativo en el mediano plazo. "Lo que se está haciendo es aumentar la deuda en dólares a una tasa muy alta, pero ¿para qué? ¿Para ganar tiempo? Ese es el punto. Si el plan es aguantar, no tiene demasiado sentido", afirma el economista.

Según su visión, torcer las expectativas es el factor que debe apuntalarse para intentar frenar la corrida contra el peso. "Lo que hay que generar es un cambio de fondo, con un cambio en el sendero fiscal que le dé consistencia a la política monetaria. Sin eso, estás pateando el problema para adelante con costos altos, que termina saliendo mucho más caro".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.