Dicen que ya faltan insumos informáticos

No hay precio para reponer mercadería
(0)
24 de enero de 2002  

Un país sin computadoras ni impresoras. Sin tinta para imprimir los comprobantes de pago ni órdenes de pedido, ni siquiera una simple carta de amor. Sin diskettes o CD para almacenar la información. Más allá de la exageración, ése es el desolador panorama que auguran las empresas que importan y venden insumos informáticos debido a las recientes medidas económicas que provocaron el descalabro del sector. "En quince días se acaba el stock de todas las empresas del sector. Ya hay desabastecimiento y lo que se consigue ha duplicado su precio", afirmó Jorge Cassino, de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos. La Cámara le pidió una reunión urgente al Gobierno, para definir algún tipo de seguro de cambio y precisiones sobre, por ejemplo, si las licencias de software (programas de computación) son consideradas bienes de capital.

En la Argentina no se fabrica casi ningún insumo informático. Diskettes, CD, tinta para las impresoras, chips, gabinetes, discos rígidos... la mayor parte de los componentes, incluyendo por supuesto el software, proviene de Oriente o de los Estados Unidos. "Tenemos dos problemas fundamentales, que van a provocar la quiebra del 90% de las empresas del sector, que somos Pyme", dijo Guillermo Feder, de System Tools. "No podemos pagarles a los proveedores, lo que puede provocar la pérdida de licencias de productos que nos costó años conseguir; y, por otro lado, la devaluación nos dejó las deudas en dólares mientras que nosotros facturamos en pesos, sin ningún tipo de seguro de cambio".

Ajuste por el dólar libre

Esta semana la Secretaría de In- dustria y Comercio dispuso que las importaciones de productos de informática y telecomunicaciones son considerados "bienes de capital", es decir que deben ser cancelados con el dólar oficial, a 1,40 peso. Sin embargo, los plazos dispuestos para la cancelación de divisas por parte del Banco Central de la República Argentina oscila entre los 180 y 360 días, lo que ha generado que las empresas de informática ajusten sus precios según el dólar libre. Esto encareció fuertemente el precio de venta al público. "Las ventas están paradas y los precios han aumentado el ciento por ciento, porque nadie sabe si en 180 días va a haber dólar oficial", dijo Daniel Tovillas, director de SAM Sistemas, importador de software.

"Después de haber vendido mercadería bajo la convertibilidad, ahora tenemos que ir a comprar dólares al mercado libre, no hay ninguna empresa que pueda absorber pérdidas de entre el 80 y el 100%", dijo Horacio López, gerente comercial de Ceven, empresa que importa insumos y fabrica computadoras.

"Acá hay un error de concepto: el Gobierno no está inmovilizando mis ahorros para comprarme un yate, sino que incautó capital de trabajo para pagarles a mis proveedores. No permiten que mi empresa pueda seguir funcionando", finalizó Guillermo Feder.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?