Dura lección para la torre más alta de América Latina