El BCRA frenó al dólar, pero caen las reservas y el riesgo pasó los 2200 puntos

Otra muy dura jornada de mercados tras los anuncios oficiales sobre la deuda
Otra muy dura jornada de mercados tras los anuncios oficiales sobre la deuda Fuente: Reuters - Crédito: Agustin Marcarian
Javier Blanco
(0)
30 de agosto de 2019  

El Banco Central (BCRA) volvió a desplegar ayer toda su artillería para tratar de frenar la escalada del dólar, algo que logró por primera vez en seis ruedas tras vender otros US$223 millones de las reservas, mantener fuertes intervenciones en el mercado de futuros y elevar la tasa de interés hasta el 80% anual en el comienzo de la jornada.

Su denodado esfuerzo redundó en una tenue baja final del 0,18% en el dólar mayorista, que cedió de $58,10 a $57,92, aunque no llegó a reflejarse en el minorista (quedó a $60,30, 13 centavos por encima del cierre de anteayer) porque llegó al final de una rueda en la que el billete había arrancado cotizando a $59,41 y $62,50 en cada segmento.

La actividad del BCRA confirmó que la estabilización del tipo de cambio pasó a ser "prioridad" absoluta para el Gobierno en este contexto de mercados alterados, tras anunciarse una reprogramación parcial de los pagos de deuda de corto plazo y la intención de avanzar en una próxima reestructuración del resto (aun la contraída con el FMI) para aliviar cargas en el mediano plazo.

En este sentido, la reacción del mercado al anuncio no fue buena.

Así lo dejó ver la nueva escalada del riesgo país, que trepó otros 204 puntos (10% promedio) para quedar en 2276, su nivel más alto desde la última reestructuración de deuda, concretada en 2005. "Estos anuncios se van a leer como un virtual default", había advertido ayer el economista de la consultora FyEConsult Hernán Esteves.

Ese salto fue producto del renovado castigo sufrido por los bonos argentinos (perdieron de 1,5 a 3 dólares en el exterior, con retrocesos mayores entre los más cortos), en una jornada en la que el costo de asegurar la exposición a deuda local se disparó a 4242 puntos básicos.

De ese castigo tampoco escaparon las acciones, que se hundieron otro 5% promedio en Nueva York y 6% en la Bolsa porteña, según el principal índice de esa plaza.

En relación con lo cambiario, tal vez el mayor éxito que haya tenido la acción oficial haya sido bajar la demanda. "El volumen de contado cayó 35,5% respecto de ayer: de US$765,4 a US$493,7 millones", apuntó el operador Fernando Izzo, de ABC Cambios.

Ese achicamiento de mercado fue el que le permitió al BCRA lograr algún efecto sobre el precio de la divisa, pese a que el monto total de las intervenciones oficiales (que habían trepado hasta US$427 millones en la rueda previa) mermó hasta US$223 millones. Y que la rueda, además, marcó el final de las subastas por "cuenta y orden" del Tesoro nacional que aportaban US$60 millones al mercado desde mediados de abril (ver página 14), que fueron discontinuadas.

"Sin la subasta por cuenta del Tesoro, aunque con cuatro fuertes subastas de reservas propias e intervenciones en futuros, el BCRA al menos pudo diluir algo la presión sobre el dólar", valoró Gustavo Quintana, de PR Cambios.

Sin piso

Sin embargo, el dato del día fue otra fuerte caída en las reservas internacionales, que quedaron a un paso de perforar los US$56.000 millones (cerraron en US$56.041 millones) tras retroceder 909 millones en el día, lo que eleva a US$10.269 millones (o 15,5%) su declive tras las PASO y a US$11.850 millones su caída en el mes.

Es una señal que intranquiliza cada vez más al mercado, que haciendo propia una recomendación lanzada días atrás por el economista Carlos Melconian "solo mira el nivel de reservas; es donde se juega el partido real de la transición", advirtió.

En el BCRA confían en que esa tenencia se estabilice una vez que logren estabilizar la plaza cambiaria, porque descuentan que la norma que limita el financiamiento a los grandes exportadores los obligará a comenzar a volcar dólares al mercado en las próximas semanas (tienen que tener adecuado su nivel de crédito en un mes). Pero, por las dudas, no cavilaron ayer en dar una señal de tasa (pagó hasta 79,99% anual en la primera licitación de Leliq) para tratar de asegurar una menor demanda del billete dejando menos pesos libres en el mercado.

La apuesta no rindió frutos, ya que apenas logró renovar $161.174 millones en dos licitaciones de un vencimiento por $268.243 millones en Leliq, lo que supuso una inyección por $110.450 millones, considerando el pago de intereses. "Chau meta monetaria, por si a alguno le quedaban dudas", tradujo el economista Gabriel Caamaño, de Estudio Ledesma.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.