Consumo. El comercio electrónico también sintió el impacto de la recesión

El sector movilizó $229.760 millones en 2018; el monto implica una suba interanual del 47%, en línea con la inflación; en los años anteriores, crecía por encima de los precios; se incrementó un 25 la cantidad de productos vendidos
El sector movilizó $229.760 millones en 2018; el monto implica una suba interanual del 47%, en línea con la inflación; en los años anteriores, crecía por encima de los precios; se incrementó un 25 la cantidad de productos vendidos Fuente: Archivo
(0)
28 de febrero de 2019  • 17:29

En un escenario caracterizado por la caída del consumo y la suba de los precios , algunos hábitos de compra cambiaron: el ecommerce ya se define como un mercado maduro, donde las transacciones se realizan con mayor confianza. Sin embargo, aunque la oferta mejora, el boom de las compras online está atado a factores económicos: las compras se dirigen a productos de primera necesidad y la facturación, luego de años de altas tasas de crecimiento, apenas igualó en 2018 al índice de inflación.

Así se evidencia en el octavo informe anual realizado por la Cámara argentina de comercio electrónico (CACE) junto a la consultora Kantar TNS, que arroja un aumento del 32% de las órdenes de compra acumuladas el año pasado -79 millones- y una facturación de $229.760 millones, un 47% más que el acumulado del año anterior, un dato que empata a la inflación del 2018.

Además, se vendieron 120 millones de productos, un 25% más con respecto al año anterior a un ticket promedio de $2900, esto es, 11% más que en 2017 .

Gustavo Sambucetti, director institucional de CACE, explicó a LA NACION que el año pasado hubo un crecimiento dispar entre el primer semestre y el segundo. "Tenemos indicadores como el Hot Sale -que se realizó en mayo- y el Cybermonday -en octubre-, que muestran que la primera parte del año fue muy fuerte, impulsado por el mundial de fútbol y un tipo de cambio más favorable; y un segundo con desaceleración en la facturación, pero con crecimiento en órdenes de compra", dijo.

Los rubros que más impulsaron el crecimiento fueron aquellos vinculados a las primeras necesidades, como alimentos y bebidas, artículos para el hogar e indumentaria. Sin embargo, estas no son las unidades que más facturan, como tecnología y turismo. Es decir, si bien "aumentó la base de compradores, los canales de venta virtuales se usaron para stockear alimentos o pañales por sobre ocio", informaron en la cámara.

Según manifestó el director de CACE, hubo cambios en los hábitos de los consumidores y en la oferta disponible que generaron el crecimiento de los canales virtuales de compra. "Hay más marcas, prácticamente todos los rubros del retail tienen online, mientras que antes era sólo turismo y electrónica. Es por una cuestión de que se ahorra en tiempo y esfuerzo. Internet permite hacer una compra más inteligente porque se puede comparar la oferta de varios lugares sin recorrer toda la ciudad", opinó.

"El e-commerce va creciendo sobre distintas curvas. Hay que tener gente conectada y medios de pago que posibiliten pagar. La conexión a la base es buena y sobre los medios de pago también hubo crecimiento, por ejemplo, con la incorporación de la tarjeta de débito a las plataformas de venta", finalizó Sambucetti.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.