El día que nadie quiso recibir dinero

La odisea de un empleado que cobró con Patacón y no pudo usarlos donde quiso
(0)
22 de agosto de 2001  

LA PLATA.- El hombre extendió la factura del agua y un bono Patacón de 20 pesos. El cajero reaccionó: "No tenemos cambio. Si trae papeles chicos y acredita que es el titular del servicio le podremos cobrar su factura, pero sólo el 25 por ciento en bonos Patacón".

Enrique Martínez -uno de los 160.000 agentes bonaerenses que comenzaron a percibir parte de sus salarios con bonos Patacón- tomó su factura y se retiró del local de Azurix. Estaba desconcertado.

* * *

Como él, miles de funcionarios de la provincia que ganan más de 740 pesos de salario de bolsillo, comenzaron a percibir ayer letras de tesorería para la cancelación de obligaciones de la provincia con las que Carlos Ruckauf completará el pago de los salarios atrasados.

Los cajeros automáticos ubicados en el territorio bonaerense libraron papeles de 20 pesos. No distribuyeron bonos por el valor de uno, dos, cinco, diez, cincuenta o cien pesos.

La falta de papeles de menor valor generó cierta confusión, entre los tenedores de los bonos, comerciantes y empresarios que ya anunciaron su determinación de tomar el Patacón.

Esa tendencia se podría corregir hoy, cuando entren en circulación los papeles equivalentes a dos y cinco pesos. Así lo informó a LA NACION un subgerente del Banco Provincia.

Ocurre que en su primer día de circulación, los bonos fueron aceptados y tomados con paridad uno a uno en bancos estatales -que cobraron impuestos provinciales y créditos hipotecarios-, en comercios minoristas y en supermercados. En cambio, no fueron aceptados en estaciones de servicio ni farmacias. Estos sectores todavía negocian con el gobierno su adhesión a la modalidad.

El ministro de Economía, Jorge Sarghini, expresó ayer su confianza: "El bono es tomado uno a uno, en relación con el peso", subrayó. Informó que el pago a los empleados públicos se realizaba en forma "normal y masiva".

Ayer, desde muy temprano, agentes de policía, seguridad, justicia, patronatos de liberados y Servicio Penitenciario, se agolparon frente a cajeros automáticos para percibir parte de sus sueldos de julio con letras de tesorería.

Los empleados del resto de los ministerios, Gobernación y Legislatura percibirán hoy los bonos Patacón.

"Queríamos cobrar. No importaba con qué moneda, mientras sirva", expresó Martínez, empleado de la administración pública central.

* * *

A las 9, el hombre que realizó sus trámites acompañado por LA NACION extrajo de una máquina instalada en 12 y 54 un par de papeles rosados, por valor de veinte pesos cada uno.

Primero fue al Banco Provincia, para pagar su factura del servicio del agua. En la sucursal de 12 entre 58 y 59 lo atendió un cajero identificado como Gabriel Parisi, que informó: "Aquí sólo cobramos impuestos de Rentas y créditos hipotecarios. Debe ir a la empresa prestadora".

Martínez salió del banco y entró en un comercio de ropa deportiva. "Aquí aceptamos bonos Patacón uno a uno", precisó Federico Celestre, que ya había recibido letras de tesorería como parte de pago por un par de zapatillas.

A las 12.30, Martínez abandonó el negocio de ropa. Se dirigió a una estación de servicio para cargar nafta. "Patacón no aceptamos", le advirtió un empleado de Esso. Y agregó: "Esa es la orden que llegó de arriba".

Una hora y media más tarde, el hombre se dirigió a Azurix para intentar pagar la factura que no había podido saldar en el Banco Provincia. Allí, un empleado le informó: "Si trae cambio en bonos le tomamos hasta el 25 por ciento de su factura".

Un vocero de la empresa ratificó luego a LA NACION que Azurix mantiene la decisión de tomar las letras de tesorería. Y explicó que ayer se registraron inconvenientes para captar pagos con bonos, "porque el banco no nos dio cambio".

Casi sin fuerzas, Martínez aguzó el ingenio y anunció que usaría los papeles que había cobrado por la mañana para pagar en el supermercado.

Las cadenas de capitales extranjeros informaron que tomarían bonos sólo hasta el 30 por ciento de las compra. Los supermercados locales también aceptaron el Patacón, con una condición: que el tenedor pagara con el importe exacto.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?