El dólar libre no detuvo su marcha y tocó los 4 pesos

Cerró al valor récord de 3,95; el consumo en los supermercados se derrumbó un 27,7% Para Lavagna, el precio es "una ficción" y Atanasof apuntó a los especuladores Fuertes reparos y críticas de los analistas La pizarra para fines de septiembre, en $ 5,15
Cerró al valor récord de 3,95; el consumo en los supermercados se derrumbó un 27,7% Para Lavagna, el precio es "una ficción" y Atanasof apuntó a los especuladores Fuertes reparos y críticas de los analistas La pizarra para fines de septiembre, en $ 5,15
Hugo Alconada Mon
(0)
26 de junio de 2002  

El dólar sigue sin encontrar un freno y volvió a quebrar sus propias marcas. Todas las cotizaciones de la divisa alcanzaron ayer un precio récord y amenazan con continuar hoy su marcha imparable si no se toman medidas decisivas, coincidieron los analistas y operadores.

La cotización por cuenta y orden del Banco Central (BCRA) se apreció doce centavos y quedó en $ 3,74 para la compra y 3,82 para la venta, con una pérdida neta en las reservas de US$ 4,4 millones. Estas, al viernes pasado, último dato relevado, ascendían a US$ 9757 millones.

La pizarra libre, en tanto, cerró en $ 3,85 y 3,95 para los tipos comprador y vendedor, respectivamente, en las principales casas de cambio, donde llegó a cotizarse a 4 pesos. Dejó atrás así su mayor cotización previa, del 25 de marzo último, cuando tocó $ 4 y retrocedió a 3,90 sobre el cierre.

La diferencia entre aquella escalada y las pizarras de ayer es que los precios alcanzados en marzo representaron un pico fruto de una corrida cambiaria. Esta vez, una tendencia, aunque para el Gobierno se trate de una confabulación o una ficción.

"Hay maniobras desestabilizadoras con una permanente presión de los especuladores para aumentar el valor del dólar", dijo ayer el jefe de Gabinete, Alfredo Atanasof, mientras que el ministro de Economía, Roberto Lavagna, señaló que "es una ficción impuesta por el mercado, al igual que lo era cuando estaba uno a uno" con el peso. "Cuando se reduzca la incertidumbre, el tipo de cambio se acercará a un nivel mas razonable", agregó.

La suba del dólar y la pérdida constante de reservas se deben a otras causas, según Jorge Vasconcelos, economista de la Fundación Mediterránea. "La suba del dólar es consecuencia de haber convivido seis meses con el corralito y que no se haya llegado aún a una salida definitiva. Cuando las mismas autoridades adelantaron que habría pocos dólares de las reservas del Central para vender, los tenedores de cuentas a la vista se apresuraron para no ser los últimos en conseguir divisas, acentuando el goteo", afirmó. "Además, subsiste la incertidumbre en torno de la negociación con el FMI. El Gobierno parece más orientado a hacer presión sobre Washington que a conciliar los números fiscales, monetarios y financieros", agregó.

Demanda firme

La demanda de dólares, por lo pronto, se mantuvo firme ayer en el segmento mayorista, en el que los exportadores liquidaron otros US$ 43 millones. La cotización al cierre del Mercado Abierto Electrónico (MAE) quedó en $ 3,89 para la venta. En el mercado de futuros, las perspectivas tampoco resultaron halagadoras. La posición que vence a fines de julio en el Mercado Electrónico de Rosario (Rofex) cerró en $ 4,20 para la compra y 4,30 para la venta. Para fines de agosto quedó en $ 4,55, y para fines de septiembre promedió en 5,15 pesos.

La clave para tranquilizar los mercados, según el economista Marcelo Lascano, es sellar un acuerdo con el FMI. "El comportamiento del dólar en el corto y mediano plazo será inestable, con tendencia ascendente, a menos que haya un acuerdo que cambie las expectativas. Pero si no se arriba a un acuerdo, la turbulencia será inevitable porque el Gobierno carece de un programa", subrayó.

El economista y consultor Aldo Abram coincidió con Lascano en que "en las próximas semanas y meses la presión compradora de dólares va a continuar y el Banco Central se verá urgido a intervenir muy fuerte en el mercado para impedir que la cotización supere los 4 pesos. Esto deja en claro que la gente no confía en la capacidad política y económica actual para controlar la moneda".

Pedido bursátil

  • La comisión directiva de la Bolsa de Comercio, encabezada por Julio Werthein, pidió ayer al presidente Eduardo Duhalde que se acelere la reglamentación de los Certificados de Depósitos Reprogramados (Cedro) para que puedan empezar a cotizar en el mercado bursátil. También reclamó celeridad para crear una herramienta bursátil y financiera que compita con el dólar.
  • Un incremento que empuja los precios

    Desde que la Argentina dejó la convertibilidad los consumidores bailan al ritmo del dólar. Ayer, la divisa norteamericana llegó a un récord de 4 pesos. Si la suba dispara los precios entre los proveedores, los comerciantes trasladarán los aumentos a los productos y los consumidores no tendrán otro camino más que acelerar el paso de baile.

    Las farmacias, los autoservicios, las perfumerías y las librerías del microcentro consultados por LA NACION están tratando de mantener los precios para no perder clientes, pero si el dólar continúa subiendo, no les quedará otro remedio que subirlos. Algunos autoservicios ya dejaron de resistir y suben sus productos todas las semanas. Alicia, del local Esmeralda, afirmó a su pesar que los precios suben "entre 10 y 15 centavos todos los días". El mercado Río Negro, en tanto, tuvo que subir ayer los precios de caldos Knorr y Coca-Cola. Cosme, dueño del negocio, dijo que "resulta imposible continuar aguantando sin aumentar, pero si subís los precios te bajan los clientes y si los mantenés perdés ganancia, de cualquier forma perdemos".

    Las farmacias, en tanto, se mantienen atadas a los laboratorios. Gustavo Anselmi, gerente de Relaciones Institucionales de Farmacity, comentó "que la empresa no tuvo el coletazo de la disparada del dólar porque es muy reciente, pero si el precio de la divisa se mantiene habrá que esperar la posición de los laboratorios". La farmacia Suiza está a la expectativa como su competidora y espera que Roemmers "no anule la baja de precios impuesta la semana pasada".

    Los quioscos no escapan al camino que les imponen los proveedores, aunque buscan los atajos. "¿Qué voy a hacer a partir del alza del dólar? Voy a cruzar a la armería; no, mejor una soga, que es más barata y ahí nomás me condeno. Yo ya no puedo hacer otra cosa que aumentar si me aumentan. La semana pasada subieron los huevos y a mí no me queda más que vender más caro." La frase de Luis expresa el sentimiento de muchos que, al tener menos clientes, no encuentran cómo amortiguar los aumentos de sus proveedores sin trasladarlo al consumidor.

    Los negocios de informática no dudaron en afirmar que subirán los precios si el dólar se mantiene alto puesto que sus productos son importados. Las librerías, en cambio, jugarán a la par de las editoriales.

    Existen en el medio excepciones como la textil Zara, que a pesar de comerciar productos importados aseguró que mantendría sus precios.

    Una moneda bajo la lupa

    Luis Secco

  • "Sin un acuerdo con el Fondo Monetario, las reservas se agotarán tarde o temprano. El escenario más probable es que se acelere la depreciación del tipo de cambio."
  • Miguel Bein

  • "En la medida en que el Banco Central no intervenga, el precio del dólar estará fijado por las expectativas políticas. Y en este escenario, el precio del dólar no tendría límite."
  • R. López Murphy

  • "El Gobierno tiene que lograr un programa fiscal consistente, cerrar un acuerdo con el Fondo Monetario y volverse creíble. Lo que hay que hacer es volver a la normalidad."
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.