El exceso de capacidad fabril de China amplía los riesgos de deflación global