srcset

Algo no salió bien

El exitoso actor que terminó de manera trágica en un set de filmación

Carlos Manzoni
(0)
8 de noviembre de 2019  • 17:09

Hubo un tiempo en que todos los chicos querían ser el sargento Saunders y transformarse en un soldado estadounidense que desembarcaba en Normandía para liberar a Europa de los nazis. Ese personaje de la exitosa serie televisiva Combate era encarnado por Vic Morrow, un hombre que alcanzó el cenit de su carrera gracias a esa interpretación, pero que luego encontró la muerte de una manera insólita en un set de filmación.

Víctor Morozov, tal su nombre original, había nacido el 14 de febrero de 1929, en el barrio del Bronx, ciudad de Nueva York, Estados Unidos, pero era hijo de inmigrantes judíos que habían llegado desde Rusia en busca de un mejor pasar económico.

Luego de crecer en las calles del Bronx, a los 17 años abandonó sus estudios para enrolarse en la marina estadounidense, ya que su deseo era conocer el mundo. Pero pronto se desilusionó de eso y volvió a tierra, para comenzar la carrera de Derecho en la Universidad de La Florida, carrera que tampoco terminó.

Transformado en un "abandonador" serial, volvió a la Gran Manzana, donde comenzó a estudiar para actor. Fue en la actuación donde pareció encontrar su verdadera vocación: a los 26 años debutó en el cine, en la película de culto Blackboard Jungle (conocida en español como Semilla de Maldad), y hasta se dio el gusto de actuar junto a Elvis Presley, en King Creole ( El barrio contra mí).

Extrañamente, aunque filmó muchas películas de acción y fue encasillado como delincuente juvenil en diversos papeles, a Vic no le gustaban las armas y ponía mala cara cada vez que le tocaba disparar, aunque se tratara de balas de utilería. Paradójicamente, lo que cambiaría su vida para siempre sería la experiencia lograda en su breve paso por la carrera militar.

Vic Morrow en acción
Vic Morrow en acción

Sucede que, gracias a su incursión en la marina, los productores de televisión lo creyeron dúctil en el uso de armas y lo contrataron para ser el actor protagónico en la serie Combate, que se convirtió en un éxito y que fue la serie bélica con más episodios en la historia de la televisión. Además de actuar, Morrow también fue director (pero solo en siete de los 152 capítulos que completaron las cinco temporadas).

Entre 1962 y 1967, la fama de Morrow explotó, de la mano del intrépido sargento Saunders, un personaje que mascullaba órdenes a su pelotón y lo guiaba en misiones mortíferas, al tiempo que llenaba de plomo a los alemanes con su metralleta Thompson.

Cada lunes, después del episodio dominical de la serie Combate, todos los niños jugaban a ser soldados, de esos que desembarcaron en Normandía en 1944 para liberar a Europa de los nazis, en la Segunda Guerra Mundial.

Leonardo D'esposito, crítico de cine y autor del libro Todo lo que necesitás saber sobre cine, de editorial Paidós, opina que Morrow es, quizás, el epítome del actor que interpreta Leonardo Di Caprio en Érase una vez en Hollywood, el último film de Quentin Tarantino. "Fue un tipo de la televisión al que, tras varios años de ser un héroe, le tocó ser el duro, el antagonista o el villano en muchos episodios sueltos en una miríada de series. De todos modos, no parece haber sido infeliz por eso y su rostro cuadrado, duro, realmente el epítome del soldado infalible de la Segunda Guerra Mundial, era una marca en la pantalla chica", describe el especialista.

Felizmente casado con Bárbara Turner, con quien tuvo dos hijas (una de ellas es la conocida actriz Jennifer Jason Leigh), Morrow estaba, antes de cumplir cuarenta años, en el cénit de su éxito. Aquel chico indeciso del Bronx, se había convertido en ídolo de los televidentes y había engordado considerablemente su billetera. Estaba en su mejor momento. Tocando el Cielo con las manos. Pero... siempre hay un "pincelazo" que lo arruina todo.

Columna Algo no salió bien, en Lo que el día se llevó

12:54
Video

Antes de terminar la década de los sesenta se quedó sin mujer y sin serie: Bárbara le pidió el divorcio y Combate llegó a su final. Luego de pasar varios años ahogando sus penas en el alcohol, la vida le dio otra oportunidad: fue llamado por Steven Spielberg para hacer un protagónico en su nueva película, Twilight Zone (conocida en la Argentina como Al filo de la realidad, y en España como En los límites de la realidad).

El film sería coproducido por Spielberg, codirigido también por él y otros tres cineastas de renombre (John Landis, Joe Dante y George Miller) y distribuido por el gigante Warner Bros. Se trataría de una versión para el cine de la serie Dimensión Desconocida ( The Twilight Zone), creada por Rod Serling y emitida entre las décadas de los cincuenta y los sesenta.

Vic terminó el rodaje sin ningún inconveniente, pero, cuando vio el resultado final de las filmaciones, los popes de la Warner Bros no quedaron conformes: opinaron que durante el film el personaje de Morrow no quedaba muy bien parado y distaba mucho del papel heroico que a la gente le había quedado grabado en la memoria desde sus tiempos de Combate. Así que solicitaron que se filmara un final alternativo, con la corrección sugerida.

El nuevo final incluía una escena en la que Morrow debía cruzar un río entre explosiones, con dos niños en brazos, mientras lo sobrevolaba un helicóptero. En un momento, a las 2.20 de la madrugada del viernes 23 de julio de 1982, una de las explosiones desestabilizó al helicóptero que se desplomó justo encima de Morrow decapitándolo con sus aspas.

El helicóptero que provocó la tragedia en el set de filmación
El helicóptero que provocó la tragedia en el set de filmación

En esa misma tragedia murieron también los dos chicos vietnamitas que participaban de la película: Myca Dinh Le, de seis años, y Renee Shin-Yi Chen, de ocho. La muerte de Morrow y de estos dos niños generó una conmoción mundial, obligó a implementar reformas laborales para proteger a los menores de edad y llevó a fijar regulaciones de seguridad en los estudios cinematográficos.

A su modo, analiza D´espósito, fue una estrella. "Morrow fue mucho más un icono -hasta en el sentido medieval del término- que un actor, incluso si se considera que tenía cierto talento para la interpretación. Quizás hoy muchos hayan olvidado el nombre, pero, quienes revisen el pasado, lo reconocerán como un leitmotiv de la vieja televisión", concluye el crítico.

* Si querés ver la columna en vivo, sintonizá los viernes a las 23 Lo que el día se llevó (martes a viernes), por LN+: 715 y 1715 de DirecTV, Cablevisión 19 Digital y analógico/ 618 HD y Flow, Telecentro 705 Digital, TDA 25.3, Telered 18 digital y servicio básico y Antina 6 digital.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.