srcset

Algo no salió bien

El exitoso ejecutivo que se pasó de la raya con sus extravagancias y terminó en la cárcel

Carlos Manzoni
(0)
26 de abril de 2019  • 16:45

El día que puso un pie por primera vez en Tyco, Dennis Kozlowski inició una cadena ininterrumpida de éxitos: ascendió año tras año hasta convertirse en director general, puesto desde el que transformaría a una empresa de US$1500 millones en un monstruo industrial de US$100.000 millones. En el camino, embolsó cientos de millones de dólares, propiedades y obras de arte; pero de repente su carrera se derrumbó y él terminó en la cárcel.

Leo Dennis Kozlowski, tal su nombre completo, nació el 16 de noviembre de 1946, en la ciudad de Newark, en el estado estadounidense de Nueva Jersey. Sus padres eran polacos americanos de segunda generación: su madre era guardia de cruce escolar y su padre trabajaba en el servicio público de transporte.

Kozlowkski creció en un complejo de departamentos en el centro-oeste de Newark, sin pasar aprietos económicos, pero sin que tampoco le sobrara nada. Se graduó de la Universidad de Seton Hall, en 1968, y en 1970 tomó un puesto de auditor en el conglomerado SCM Corp, en la ciudad de Nueva York .

Columna Algo no salió bien, en Lo que el día se llevó

09:13
Video

En 1975, se unió a Tyco, una empresa de productos industriales para el sector comercial, que luego agregó la electrónica y que en pocas décadas más sumaría aún más dificiones. Allí, estaría durante 27 años ascendiendo de rango como un gerente excepcionalmente emprendedor y efectivo. En 1989, fue ascendido a presidente y director de operaciones de Tyco, y en 1992, fue nombrado director ejecutivo de la compañía.

Con Kozlowski a la cabeza, Tyco se expandió masivamente a fines de la década de 1990: la empresa superó constantemente las expectativas de Wall Street y, a través de una serie de fusiones y adquisiciones estratégicas, dio paso a una nueva era de megaconglomerados. Su conducción transformó así a una compañía de US$1500 millones en una de más de de US$100.000 millones.

La Escuela de Negocios de la Universidad de Texas analizó su caso. "Como CEO, a Kozlowski lo elogiaban por el inmenso crecimiento de la empresa como también por su habilidad de tomar riesgos. Inició una serie de fusiones y adquisiciones estratégicas que hicieron crecer rápidamente el tamaño de Tyco. Durante los primeros seis años como CEO, aseguró 88 acuerdos de más de US$15.000 millones. El crecimiento de la empresa se benefició del estado robusto de la economía, y los precios de las acciones de Tyco sobrepasaron las expectativas de Wall Street", se explica en este trabajo.

Dennis Kozlowski
Dennis Kozlowski

Claro que los ingresos de Tyco no fueron los únicos que explotaron, ya que la compensación total de Kozlowski también se disparó: de US$8,8 millones en 1997 a US$67 millones en 1998 a US$170 millones en 1999. Durante este tiempo, se hizo famoso por su extravagante estilo de vida. Logró que Tyco le pagara un departamento de US$30 millones Nueva York, compró varias hectáreas en Florida y se hizo con finca multimillonaria frente al mar en la isla de Nantucket.

Pero lo máximo en materia de excesos, lujos y extravagancias lo concretó el día del cumpleaños número 40 de su segunda esposa: celebró una fiesta en la isla de Cerdeña, que costó US$2 millones y que pasó a la historia como la "orgía romana de Tyco". Instaló ahí una escultura de hielo del David, de Miguel Ángel, que orinaba vodka Stolichnaya, y contrató un concierto privado de Jimmy Buffett.

El diario español El País, lo describió así en una de sus publicaciones: "Hombre expansivo, habitual en la escena social, deportista amante de las motos, los veleros y el tenis, Kozlowski era uno de los directivos más espectaculares de un paisaje tan rico en ellos como el de los Estados Unidos".

Se había posicionado entre los CEO más respetables y mejor pagos de los Estados Unidos , estaba en la tapa de todas las revistas de negocios y había amasado una fortuna de US$500 millones de dólares. El chico de clase media de Newark estaba tocando el Cielo con las manos. Pero… siempre hay un "pincelazo" que lo arruina todo.

En 2002, el fiscal de distrito de Manhattan lo acusó de haber mentido sobre 1000 millones de dólares en impuestos correspondientes a ventas en sus adquisiciones artísticas, lo que conllevó a mayores investigaciones por parte de la junta de Tyco. "El fiscal de Manhattan, Robert Morgenthau, le acusa de haber adquirido entre agosto y diciembre de 2001 en Londres y Nueva York obras de arte (un Renoir, un Monet y un Caillebotte, entre otras) por más de 13 millones y de no haber pagado el correspondiente 8,25% de impuesto que exige la ciudad de Nueva York a sus vecinos", se datalla en una nota de El País, de España.

Así fue cómo, según se especifica en el caso de estudio de la Universidad de Texas, se descubrió que, entre otras irregularidades, Kozlowski había pagado una cuota de $20 millones a un miembro de la junta sin consentimiento previo y se había apropiado de pinturas que se le cobraron a las oficinas de Tyco. En definitiva, terminó acusado de haber saqueado más de $600 millones de bienes de la compañía y sus accionistas.

Exhibición de pruebas durante el juicio de Kozlowski
Exhibición de pruebas durante el juicio de Kozlowski

En septiembre de 2005, fue declarado culpable por 22 delitos, entre los que se destacaban gran robo, falsificación de registros comerciales, fraude y conspiración. Luego de cuatro meses de juicio en la Corte Suprema del estado de Nueva York, Manhattan, Kozlowski fue condenado a 25 años de prisión y, aunque salió en libertad condicional en 2014, económicamente quedó destruido.

Según publicó el medio Expansión, durante su estada en la Correccional Interestatal al norte de Nueva York, bajo el número de interno 05A4820, Kozlowski trabajaba en la lavandería de la prisión, esperaba que llegara su correo, disfrutaba de la fruta fresca que le llegaba, veía los juegos de los Yankees e intentaba dormir en una celda donde no entra la luz natural. Una realidad dura, demasiado dura, para un hombre que se había acostumbrado a la buena vida y a los excesos.

* Si querés ver la columna en vivo, sintonizá los viernes a las 23 Lo que el día se llevó (martes a viernes), por LN+: 715 y 1715 de DirecTV, Cablevisión 19 Digital y analógico/ 618 HD y Flow, Telecentro 705 Digital, TDA 25.3, Telered 18 digital y servicio básico y Antina 6 digital.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.