El FMI elogió el recorte de subsidios

Dijo que son medidas acertadas, pero que aún faltan otras; alerta por la inflación
Silvia Pisani
(0)
12 de abril de 2014  

WASHINGTON.– El debut del ministro de Economía, Axel Kicillof , en una asamblea del Fondo Monetario Internacional ( FMI ) coincidió con el mayor elogio del organismo hacia las recientes medidas, en especial el recorte de subsidios , la suba de las tasas de interés y la devaluación del peso.

"Lo que hay que ver ahora es cómo impacta eso en la inflación , que es un tema importante en la Argentina", dijo el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner. "Pero las medidas nos parecen acertadas", añadió el responsable para la región del organismo, con el matiz de que posiblemente "no sean suficientes".

"Se trata de pasos bienvenidos, pero serán necesarios otros", alertó, luego de reiterar que la Argentina tiene una perspectiva de crecimiento "desafiante", en línea con el diagnóstico inicial, que habló de caída de actividad, inflación e incertidumbre.

El elogio al recorte de subsidios y de la "reacción" ante la caída de las reservas no fue la única cosecha para Kicillof.

El organismo que lidera Christine Lagarde produjo el mayor aplauso que se le conoce en los últimos años por el "cumplimiento de los compromisos" asumidos por el gobierno de Cristina Kirchner para normalizar relaciones, luego de la inédita moción de censura que le aplicó en febrero del año pasado.

"Ha habido avances importantes. Los principales objetivos y tiempos de ejecución del programa pautado se han cumplido", ponderó Werner. Se refería, sobre todo, al conflicto originado en la dudosa calidad de las estadísticas de inflación y de crecimiento del producto bruto interno (PBI), sobre las que se acaban de conocer nuevos indicadores, si bien aún pendientes de aprobación final.

Lo otro llamativo fue que el directivo del FMI quitó un pie del acelerador en la presión para que el Gobierno someta a revisión su economía, en los términos de lo que se conoce como artículo IV, un proceso que se considera vital para la negociación con el Club de París. Sería deseable que lo hiciera, "pero no es obligatorio", aclaró, al dar un nuevo paso en las señales de mayor sintonía.

El dilema de los holdouts

Kicillof, en tanto, hizo un llamado ante el poderoso Grupo de los 20 (G-20) sobre la eventualidad de que un fallo adverso de la Corte Suprema de los Estados Unidos en el litigio con los llamados "fondos buitre" afecte a todo el sistema financiero global. Pero el documento que se produjo al cierre de la deliberación no recogió el concepto.

Kicillof insistió en que, en caso de prevalecer las posiciones de los holdouts en contra de la Argentina en los estrados judiciales, los procesos de reestructuración de deuda se "transformarían en virtualmente imposibles".

"Si prevalecen sus conductas predatorias, los holdouts se asegurarían una herramienta que transformaría a los procesos de reestructuración de deuda en virtualmente imposibles, con efectos negativos para la estabilidad y predictibilidad financiera global", aseveró Kicillof, según un comunicado de prensa oficial.

El ministro pasó buena parte de la mañana en la sede que el FMI ocupa a pocas cuadras de la Casa Blanca. Fácilmente reconocible entre el mar de corbatas y trajes azules, repasó, birome y papeles en mano, su breve intervención ante los otros ministros.

Según se informó, Kicillof celebró que el G-20 les otorgue un papel creciente a la creación de empleo y a la inversión en infraestructura en la agenda internacional, pero destacó que "debe ir más allá de la narrativa y debemos actuar activamente para disminuir la desigualdad social". Y resaltó "que las economías emergentes continúan siendo el motor del crecimiento global", y que, a pesar de las señales de recuperación de las economías avanzadas, no se puede hablar de un sendero de crecimiento firme.

También Kicillof mantuvo una reunión con empresarios, en procura de atraer inversiones (ver aparte). Hoy tiene previsto regresar al país.

Pese a que se declaró "encantada" con su presencia, Lagarde no lo incluyó en su agenda de citas formales, aunque durante la asamblea abundan las ocasiones para más de un encuentro informal. Su contraparte para el diálogo fue Werner, a quien ya había conocido durante la reciente asamblea del BID, en Salvador de Bahía, Brasil.

Fueron cerca de 45 minutos, apenas pasado el mediodía, en las oficinas que la dirección para el Hemisferio Occidental tiene en el FMI y en presencia de buena parte de su equipo. "No se habló nada de hacer un artículo IV con la Argentina", confirmó a LA NACION Werner. Su número dos, Miguel Savastano, recordó que la Argentina se mantiene entre el puñado de países que resiste esa revisión y que también incluye a Venezuela, Ecuador, Egipto, Eritrea y Somalia.

"Es un ejercicio deseable que constituye una práctica habitual entre los países miembros del Fondo, pero que no es obligatorio", subrayó el funcionario.

La realización de ese tipo de verificaciones es una de las condiciones que pide el Club de París para negociar a plazos su deuda con la Argentina. "El Fondo estará a la mesa de conversaciones el próximo 26 de mayo, pero en calidad de observador. No participamos de forma directa", acotó Werner.

En cuanto a la valoración final de las cifras de crecimiento y de inflación, el Fondo fue más cauto. "Vamos a analizar las cifras, tenemos que ver cómo se hacen los cálculos, pero la producción de los nuevos indicadores va claramente en la línea de los compromisos asumidos por el Gobierno", dijo, si bien reiteró que la valoración final sobre su calidad se conocerá recién "a principios del año próximo", cuando sea debatida por el directorio del organismo multilateral.

La agenda de hoy del ministro no se dio a conocer. Sí se sabe que emprenderá el regreso a Buenos Aires en horas de la tarde.

Kicillof escuchó las dudas de los empresarios

WASHINGTON.– La agenda del ministro de Economía, Axel Kicillof, incluyó un encuentro a puertas cerradas con hombres de negocios en la sede de la embajada argentina, en un intento de atraer inversiones. Según recogió LA NACION, la presencia del ministro y de algunos de sus colaboradores había generado interés entre quienes siguen de cerca el rumbo económico de nuestro país.

Los empresarios buscaron exponerle a Kicillof aspectos referidos a la política para exportaciones y de tipo de cambio, así como los lineamientos para la recuperación de dividendos para empresarios con inversiones en el país. Otra de las dudas apunta al efecto que podría tener en la economía real el eventual desenlace del litigio con los llamados fondos buitre, en el que el Gobierno señaló el riesgo de un nuevo default.

Hubo representantes de Chevron, Exxon y AES, en el rubro energía; Halliburton, Helmerich & Payne y Baker Hughes, en servicios petroleros; General Motors, en la industria automotriz; Cargill, CHS, CNH, JBS, DuPont y John Deere, en la agroindustria; IBM, Dell, Oracle, Avaya y Alcatel Lucent, en el área de tecnología y comunicaciones; Coca-Cola, Pepsico, Procter & Gamble, Walmart, Kimberly-Clark, Kellogg’s y Clorox, en consumo masivo; Nike en indumentaria deportiva; Dow Chemical, en el sector químico, y General Electric y Boeing, entre otras.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.