El mercado de capitales tuvo en 2001 uno de sus peores resultados

Paradójicamente, la Bolsa cerró su mejor mes en 8 años, pero el peor año de los últimos cuatro
Javier Blanco
(0)
29 de diciembre de 2001  

Por las excepcionales condiciones de las últimas semanas, la Bolsa de Comercio porteña cerró ayer su mejor mes de los últimos 8 años, al subir casi un 46%, lo que paradójicamente no le impidió clausurar el peor balance anual desde 1998 y el segundo más pobre de la última década, al resignar el índice Merval un 29,12 por ciento.

Los quebrantos también fueron previsible moneda común entre los títulos públicos. Los papeles de la deuda soberana cayeron del 12% (el Bonex 92, de limitada circulación) al 70,67% (el Bocon Pro 1 nominado en pesos), aunque la media entre los bonos más operados se ubicó en torno del 50%. La caída se hizo más abrupta al término del último mes, en que la Argentina debió sincerar su incumplimiento en los pagos: en ese lapso el FRB se desvalorizó 31,5%, poco más de la mitad de lo que lo había hecho en el resto del año.

La tasa de riesgo país, que había comenzado el año en 668 puntos, lo cerró en 5172 puntos, tras haber retrocedido ayer más de 370 unidades por la recuperación que mostraron los precios de algunos bonos cortos.

El balance anual dejó otra singularidad aún mayor: los inversores que acumularon mayores ganancias fueron los que apostaron a los plazos fijos bancarios, con rendimientos promedio del 10,3% por colocaciones en dólares y del 17,4% por las realizadas en pesos. Lo irónico del caso es que, si no retiraron los fondos antes de la implementación de las restricciones, actualmente no pueden acceder a ellos, aunque los mantienen disponibles para su uso bancarizado.

Ayer, después de varias jornadas de inactividad, hubo comprensibles bajas tras la racha alcista que duró hasta el jueves de la semana anterior y que estuvo impulsada por los inversores que salieron a adquirir casi desesperadamente acciones en un intento por escaparle al "corralito" financiero o ponerse a cubierto de una devaluación que se juzgaba inminente.

La Bolsa despidió el mes -el lunes no habrá actividad porque no habrá cámaras compensadoras- con una caída del 7,82%.

"Se está comparando contra precios del 21 de diciembre. Era lógica una corrección", explicó Horacio Elguezabal, del Scotiabank Quilmes. "Los operadores ajustan precios al tipo de cambio que consideran más probable. La diferencia para una acción argentina que cotiza en Nueva York y en Buenos Aires era del 28% promedio", dijo Alfredo Ferrarini, de Cohen Sociedad de Bolsa.

Jornada negativa

En una jornada signada por la presión de las ventas los negocios sumaron $ 24,63 millones y el desfavorable recorrido se expresó en sólo 3 alzas, frente a 29 empresas que cerraron con pérdidas. Las excepciones fueron Telefónica (+9%); Renault (+2,9%) y Alto Palermo, que creció 0,57 por ciento.

Para abajo, entre las líderes, se destacó la evolución de Comercial del Plata (-20,4%); Perez Companc (reunió el 60% del volumen, pero cayó 12,6%); Telefónica de España (-9,5%), y Siderca, que cayó 9,1 por ciento.

En cuanto a los resultados mensuales, las mayores alzas fueron las de Siderar (+83,48%), Perez Companc (+76,5%) y Central Puerto (+69,97%). En cambio, las principales caídas fueron las de Comercial del Plata (-30%) y Quickfood (-20%). El balance del año mostró a Acindar (-85%) y Bansud (-73,7%) encabezando las bajas y a Siderar (+18%) Molinos (+13,1%) y Perez Companc (+12,3%) liderando las subas.

En cuanto a las condiciones operativas, el directorio del Merval fijó un cronograma para liquidar las operaciones pendientes, lo que facilitó la reapertura. Ayer se hicieron efectivos los negocios concretados el 21 de este mes, mientras que los del 24 pasan al 2 de enero y las del 26 al 3.

Futuro incierto

Respecto de las finanzas, el futuro no está muy claro. Los operadores no dejan de señalar que la nueva moneda (el argentino) sufrirá devaluaciones desde el principio. "Estamos a la espera de un plan coherente y ordenado. Si esto no sucede en los próximos días la situación empeorará", advirtió un operador de la banca internacional que admitió que la Bolsa podría volver a beneficiarse por ello.

Para los expertos, de ahora en más, la atención de los inversores se dirigirá hacia lo que consideran los tres principales pilares económicos del nuevo gobierno: la tercera moneda, la reestructuración de la deuda pública y la búsqueda de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que permita estabilizar la situación.

Gran parte de los agentes consultados por LA NACION cree que las actividades seguirán desenvolviéndose en un ambiente de incertidumbre para la toma de decisiones.

Menor exposición local

La exposición que los grandes bancos de los Estados Unidos tienen en la Argentina bajó nuevamente en el trimestre concluido en septiembre, según un informe divulgado ayer por la Reserva Federal (Banco Central de ese país).

El informe dijo que los créditos de los bancos de Estados Unidos a prestatarios en la Argentina totalizaron los US$ 10.300 millones al 30 de septiembre. La cifra es menor a los US$ 11.130 millones que mostraban hasta el 30 de junio y aun inferior a los US$ 11.700 millones que mantenían a fines de marzo.

El informe subraya lo que muchos analistas ya presumían: que los inversores con sede norteamericana habían comenzado ya a salir de la Argentina antes de sus actuales problemas financieros.

Los datos de la Reserva Federal, que incluyen créditos, así como derivados y productos cambiarios, están incluidos en el sondeo de exposición crediticia trimestral compilado por el Consejo Federal de Examen de las Instituciones Financieras y divulgado por esa entidad estadounidense.

Los datos de septiembre cubren a 84 organizaciones bancarias de Estados Unidos.

La mayoría de la exposición está concentrada en cinco bancos identificados como "centros de dinero": Bank of America Corp., Bank One Corp., Taunus Corp., J.P. Morgan Chase & Co. y Citigroup. Los créditos de estos bancos a empresas, residentes o el sector público argentino totalizaron US$ 7000 millones al 30 de septiembre, US$ 450 millones menos que a junio. Contrariamente a lo verificado en la Argentina, el total de la exposición internacional de los bancos norteamericanos aumentó a US$ 606.900 millones en septiembre, contra los US$ 569.050 millones de fines de junio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.