El no tan exclusivo club de US$1.000 millones