España crece con piloto automático