Estallido de ira contra dos bancos en La Plata

La gente reaccionó por problemas con los cajeros automáticos
(0)
13 de diciembre de 2001  

LA PLATA.- Ayer, en esta capital y en otros distritos de la provincia de Buenos Aires, el personaje interpretado por Michael Douglas en la película "Un día de furia" se hizo carne en empleados y ahorristas que tuvieron dificultades para extraer dinero de los cajeros automáticos.

Por la mañana, mientras esperaba su turno para utilizar los cajeros del Banco Provincia, la gente formó colas en la calle y cortó espontáneamente el tránsito del centro platense. Luego, casi un centenar de personas intentó ingresar por la fuerza en la entidad financiera.

Antes, minutos después de las tres de la madrugada de ayer, los vecinos de la intersección de las calles 13 y 38, donde está situada una sucursal del BBVA Banco Francés, avisaron a la policía que había un incendio en la entidad. Tras sofocar las llamas en el sector del cajero automático, los bomberos encontraron restos de una botella y de combustible: alguien había arrojado una bomba de fabricación casera del tipo molotov. No hubo heridos, pero los vidrios y la mampostería del frente del banco fueron destruidos. Sin embargo, durante la mañana, la máquina pudo ser utilizada por los clientes.

En la Jefatura Departamental de La Plata se indicó que no hubo indicios de un intento de robo. El hecho es investigado por el fiscal Ignacio Lasarte.

El segundo atentado ocurrió a las 9, en una sucursal del mismo banco, en Mitre 4169, en Sarandí, partido de Avellaneda.

Un cliente habría pretendido extraer dinero, pero como no pudo se enfureció y rompió los vidrios con piedras. La policía consideró que no se trata de un intento de robo, porque "esos cajeros automáticos están conectados a dispositivos de seguridad y a alarmas que no se accionaron", informaron en la Jefatura Departamental de Lomas de Zamora. El ataque es investigado por el fiscal Andrés Devoto.

Las autoridades del BBVA Banco Francés se limitaron a comunicar que "estamos trabajando en el tema" y no informaron sobre la disposición de nuevas medidas de seguridad. Sin embargo, en varias entidades bancarias platenses fue evidente el refuerzo de la custodia. Por su parte, el Ministerio de Seguridad bonaerense tampoco confirmó el incremento de la seguridad en zonas bancarias.

Situación caótica

Después del mediodía, el estallido de furia ocurrió en la casa matriz del Banco Provincia, en la calle 7 entre 46 y 47. Los clientes, que en algunos casos esperaban desde las seis de la mañana, decidieron prolongar la cola en la calle. En pocos segundos se produjeron embotellamientos en el tránsito y la situación se volvió caótica: hubo discusiones, insultos y hasta automóviles que transitaron por las veredas. Las personas que esperaban para utilizar el cajero automático colocaron basura y ramas de árboles sobre la calle 47 para impedir la circulación de autos.

El fastidio de los empleados estatales, jubilados y ahorristas llegó al punto máximo cuando los cajeros se quedaron sin pesos y sin patacones. La policía tuvo que contener a un grupo de casi 100 personas que quiso ingresar en el banco por la fuerza. La puerta principal se cerró durante algunos minutos. "Hubo que reabastecer los cajeros en varias oportunidades. El banco atendió hasta las 17 y logró que la mayoría de la gente pudiera concretar sus operaciones", explicó el vocero de la entidad, Marcelo Bonín.

También hubo demoras porque varias personas que no están acostumbradas a utilizar cajeros tuvieron inconvenientes. Además, unos 30.000 jubilados y pensionados de la administración pública bonaerense no pudieron cobrar la parte en patacones de sus haberes de noviembre por problemas en el giro de los fondos y la correspondiente acreditación.

Privatización frustrada

  • CORDOBA.- Se frustró definitivamente la privatización del Banco de la Provincia de Córdoba. Durante toda la jornada de ayer el gobierno de José Manuel De la Sota evitó informar sobre el desenlace. Pero fuentes privadas reconocieron anoche que la transferencia había perdido viabilidad. Fuentes de Casa de Gobierno terminaron aceptando el fracaso y comentaron que la operación se canceló a raíz de haber desistido el Banco General de Negocios. Este había sido el único oferente en la licitación abierta en septiembre. Ahora, De la Sota transformaría la entidad en una sociedad anónima.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.