Tarjetas de crédito. Claves para aprovechar o evitar la refinanciación del saldo

Los bancos no tienen opción y están obligados a refinanciar todo el saldo que quede impago en los términos en los que solicitó el Gobierno
Los bancos no tienen opción y están obligados a refinanciar todo el saldo que quede impago en los términos en los que solicitó el Gobierno
(0)
2 de septiembre de 2020  • 10:30

Arrancó septiembre y con él llegaron las precauciones a tener en cuenta para aprovechar o evitar el plan de refinanciación de las tarjetas de crédito. Dentro de las medidas de alivio económico impulsadas en el marco de la pandemia de coronavirus, el Banco Central renovó a los bancos la obligación de refinanciar por un año los resúmenes y otorgar un período de gracia de tres meses para el pago de la primera cuota.

Los vencimientos de la tarjeta de crédito que operan en septiembre podrán ser refinanciados hasta por un año y con un plazo de hasta tres meses de gracia para iniciar las cancelaciones. Esta vez, la tasa es distinta: a la deuda se le aplicará una del 40% anual más IVA, según una resolución tomada por el directorio del BCRA, pero no podrá tener "ningún otro recargo".

La refinanciación es automática: es decir, si el usuario no paga la tarjeta en tiempo y forma, ingresa en este plan de pagos. Sucederá a menos que el saldo sea cancelado en su totalidad. Eso quiere decir que no será necesario solicitarlo al banco o a la empresa emisora de la tarjeta.

Si la cancelación del saldo del mes es parcial (por un pago mínimo o superior pero no total), la parte no abonada deberá ser incluida en la refinanciación, aunque el cliente nunca lo haya pedido.

Como sucedió en la refinanciación anterior, habrá algunos usuarios de tarjetas de crédito que probablemente ingresen o sin interés en recibir esa financiación o bien con dudas sobre si la quieren mantener en el tiempo. Entonces surge la siguiente duda: ¿es posible cancelar la deuda en cualquier momento o se debe esperar tres meses para saldarla, con los intereses que eso implica?

Según lo establecido el 27 de agosto pasado en la comunicación "A" 7095 del Banco Central, los saldos de los resúmenes de las tarjetas de crédito bancarias Visa y MasterCard con vencimiento entre el 1 y el 30 de septiembre que no fueran abonados en término serán refinanciados en forma automática en nueve cuotas mensuales, consecutivas e iguales "pudiendo solamente devengar interés compensatorio, y ningún otro recargo" a una tasa de interés que no puede superar el 40% (T.N.A.), todo con un período de gracia de tres meses.

La única opción que tienen los clientes que no quieren ingresar en el financiamiento es pagar el total de la deuda. En caso de haber ingresado y luego querer salir, esos saldos refinanciados podrán ser precancelados, total o parcialmente, "en cualquier momento y sin costo -excepto el interés compensatorio devengado hasta la precancelación- cuando el cliente lo requiera, opción que la entidad financiera deberá informarle junto con las modalidades para efectuarlo", dice la comunicación del BCRA.

Están afectados por la medida los saldos de los resúmenes de las tarjetas de crédito bancarias Visa y MasterCard con vencimiento entre el 13 y el 30 de abril
Están afectados por la medida los saldos de los resúmenes de las tarjetas de crédito bancarias Visa y MasterCard con vencimiento entre el 13 y el 30 de abril Fuente: Archivo - Crédito: Shutterstock

El plan es casi igual al que corría para los resúmenes de abril. En ese entonces, el contador Iván Sasovsky, de Sasovsky & Asociados explicaba: "El plan es automático, pero se pueden precancelar a opción del cliente en cualquier momento". Añadía: "Por defecto se otorga a todos sin ningún requisito, pero la precancelación sí se tiene que solicitar específicamente en cada banco", agrega. De hecho, en algunos casos es necesario que el cliente se comunique previamente por teléfono con el banco o la procesadora de pagos para pedir esa opción.

Los clientes pueden precancelar total o parcialmente la deuda en cualquier momento, abonando los intereses correspondientes
Los clientes pueden precancelar total o parcialmente la deuda en cualquier momento, abonando los intereses correspondientes Fuente: Archivo

"El plan de financiamiento tiene carácter automático y en el caso de que se ejecute algún pago (por ejemplo, por débito automático) hay un plazo de 30 días para pedir al banco la reversión de la operación", explicaba el Central ayer en un comunicado.

Es decir, en el caso de que el resumen de la tarjeta esté adherido al débito automático, se seguirá realizando el pago en la fecha de vencimiento correspondiente, tal como sucede habitualmente. Quienes quieran optar por la financiación deben suspenderlo antes del vencimiento de la tarjeta (realizar un stop debit) desde el homebanking o llamando a su sucursal bancaria.

Sin embargo, quienes no lleguen a hacer esto a tiempo y por eso se les debitó la deuda de la tarjeta y no ingresaron en el plan de financiación pueden revertir la situación, solicitándolo dentro de un plazo de 30 días corridos desde la fecha del débito. El banco debe reintegrar los fondos dentro de los tres días hábiles siguientes.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.