Inesperado desplome de las acciones del fondo que le hace juicio al país por YPF

Rafael Mathus Ruiz
(0)
7 de agosto de 2019  • 15:19

WASHINGTON.- Las acciones de Burford Capital, la firma que lidera el juicio contra la Argentina por la estatización de YPF en Nueva York, se derrumbaron luego de un informe letal de Muddy Waters Capital, una fondo que se dedica a apostar en contra de compañías, que puso en duda la solvencia de la empresa, y la acusó de haber "disfrazado un negocio pobre como uno grande", de "tergiversar atrozmente" su rentabilidad y de engañar a sus inversores.

Las acciones de Burford se desplomaron un 46% en la bolsa de Londres, y acumularon así una caída del 56,2% en las últimas dos ruedas.

"Burford es una tormenta perfecta para un fiasco contable", afirma el informe.

En un comunicado, la firma denunció un "ataque" por parte de Muddy Waters, y dijo que su liquidez y su posición financiera es sólida, y sus retornos, robustos. Negó las acusaciones acerca de sus balances, al indicar que ha utilizado "políticas contables consistentes" durante muchos años, y que se ha sometido a auditorías de la firma Ernst & Young.

"Burford nunca ha sido contactado por Muddy Waters y no ha tenido una visión previa de su trabajo. Revisaremos el informe a fondo y le responderemos lo más rápido posible", dijo la firma en un comunicado. "Los retornos de Burford son robustos. De hecho, nuestros retornos financieros de litigios aumentaron a sus niveles más altos al 30 de junio de 2019", agregó.

El desplome y las acusaciones contra Burford podrían llegar a tener un fuerte impacto en los tribunales de Nueva York, donde se dirime la multimillonaria demanda por la estatización de YPF, un reclamo cuyo valor es de unos US$ 2000 millones, según remarca el análisis, sobre la base de las ventas de porciones del juicio que Burford hizo a inversores. Pero el informe de Muddy Waters puso en duda los números de Burford Capital sobre el caso, al indicar el eventual retorno sobre el capital por el juicio que declara la firma está siete veces sobrevalorado.

En el gobierno nacional seguían muy de cerca la nueva trama, atentos a los efectos sobre el caso en manos de la jueza Loretta Preska. La postura oficial era aguardar a ver cómo terminada de decantar el escándalo, ante la posiblidad de que no sólo ofrezca nuevos argumentos procesales en contra de la demanda, sino, también, que debilite la posición financiera de Burford al punto tal de impedirle sostener un litigio largo.

"En nuestra opinión, Burford está precariamente posicionada. Es un negocio al que le va bastante mal, pero sus números se ven fantásticos, y la razón es que la contabilidad de Burford es engañosa", dijo Carson Block, fundador de Muddy Waters, en una entrevista con Bloomberg.

Block comparó la política contable de Burford con la de Enron, la firma energética que terminó en la quiebra más grande en la historia de Estados Unidos y se convirtió en un ícono de fraude corporativo. Muddy acusó además a la firma de tener una estructura administrativa que "induce a la risa".

Muddy Waters es una firma que se dedica a shortear empresas, es decir, apuesta al derrumbe en los valores de las acciones de una empresa. Para capitalizar con esa pérdida, estas firmas suelen obtener acciones de una compañía a préstamo, las venden, y luego las recompran a un precio menor cuando debe devolverlas. La clave para que el negocio sea rentable es que el precio de la acción caiga.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.