Hay provincias que no tienen motivos para aplicar subas