Inflación: cruces con la oposición

El ministro del Interior dijo que el indicador fue certificada por un escribano; Alberto Fernández sugirió que no subieron los precios en la costa; Lavagna sostuvo que hubo una malipulación grosera; Macri dijo que fue del 2,1%; envíe su comentario
(0)
6 de febrero de 2007  • 12:54

La política comenzó a meter la cola en la economía. El polémico índice de inflación de enero , que reflejó una suba del 1,1 por ciento, abrió el fuego cruzado entre el Gobierno y la oposición.

Desde el oficialismo, indicaron que los datos "son muy objetivos" y que fueron certificados por un escribano. Además, justificaron la presencia policial en el organismo estadístico. El PRO, en cambio, difundió sus propios indicadores y el ex ministro Roberto Lavagana, denunció una "manipulación grosera".

Con un marcado matiz político, el diputado y líder de PRO Mauricio Macri salió hoy a dar el índice del aumento de costo de vida en enero, que según él fue de 2,1 por ciento, y no 1,1 como informó el Gobierno.

Desafiando los números oficiales, el presidente de Boca sostuvo que "se sigue queriendo engañar a la opinión pública" y afirmó que con este nuevo hecho, "el Gobierno sigue acumulando costos políticos".

Al hablar por radio Continental, Macri anticipó que pedirá la interpelación parlamentaria de la ministra de Economía, Felisa Miceli, sumándose así a la decisión del ARI, aunque se mostró escéptico de que pueda prosperar, ya que, recordó, el oficialismo "tiene mayoría absoluta" y lo hará fracasar.

La defensa oficial. La argumentación sobre la credibilidad del indicador que ayer difundió el Indec, intervenido por el Gobierno, según sus empleados, estuvo a cargo esta mañana de los Fernández.

El ministro del Interior, Aníbal Fernández, sostuvo: "Existe un acta de escribano que demuestra que la elaboración del índice no es subjetiva, sino muy objetiva".

"El índice es el índice, no tiene subjetividades, es objetivo. Hay un índice que se publica todos los meses y es exactamente igual al que se publicó. Para eso hay un escribano y los responsables pusieron el gancho en ese índice porque correspondía que fuera, no porque el gobierno los obligó", señaló el funcionario a Radio 10.

Fernández justificó además el envío de policías a la sede del Indec ayer, poco antes de que se difundiera el índice oficial de la inflación, en la necesidad de proteger a funcionarios del organismo que "habían sido amenazados".

El ministro volvió a calificar de "mafiosos y banda de forajidos" a quienes, según él, tratan de "intimidar al presidente" Néstor Kirchner. Salió al cruce de la oposición, a la cual calificó de "escuálida" y "berreta". Sobre la decisión de Macri de dar a conocer sus propios índices de inflación, dijo que era algo "irrespetuoso" y "una torpe manera de hacer política con algo que no tiene sentido".

El ministro estimó que algunas de las reacciones adversas de algunos dirigentes ante el anuncio del índice de precios al consumidor se debe a que "algunos miembros de la escuálida oposición que tiene la Argentina y algunos interesados por otros beneficios e intereses no tienen otra cosa que discutir".

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, en tanto, dijo que algunos sectores hubieran querido una inflación mayor: "Se ha generado un debate producto de que, obviamente, muchos sectores hubieran querido que la inflación fuera más alta en la Argentina porque políticamente sirve a los intereses de otros. A veces cierta información le sirve a la oposición. Y esto le ha servido a la oposición".

"Estamos en un año electoral y les sirve a otros -agregó, en declaraciones a Radio Uno-. Quisieron convertir la remoción de una funcionaria de cuarta línea en un hecho político que tendía a manipular la información; y salió la inflación que salió, en donde inclusive ha habido un alza en los productos básicos mucho más alta de la que hubiéramos querido".

Más barato. Sobre el llamativo dato de los precios del turismo, el jefe de Gabinete dijo: "Con el turismo, yo les diría que ustedes tendrían que hacer un sondeo sobre la costa, porque por primera vez en muchos años, en la costa ha habido, primero, algún grado de mayor racionalidad por parte de la hotelería que aprovechó que la gente viajó mucho menos al exterior, por diferentes motivos. Me causaba gracia –entre comillas- ver el esfuerzo que hacía un periodista en Mar del Plata para que la gente le dijera que Mar del Plata estaba caro, y no había nadie que lo dijera".

Sobre el desplazamiento de Bevacqua, Alberto Fernández ofreció la siguiente explicación: "La señora Bevacqua, a quien no conozco, es una funcionaria que está en el cuarto nivel de jerarquía del Indec. Es una funcionaria que ingresó sin concurso en el año 2001, y desde entonces se mantuvo en ese cargo por designaciones periódicas que se hacen cada 6 meses, provisorias. Entonces, lo que no logro entender es dónde está el problema. Lo que sí es cierto, es que nos desayunamos una mañana con una tapa de Clarín que hablaba de una catástrofe, y la realidad es que no entendimos qué es lo que estaba pasando".

Manipulación grosera. El ex ministro de Economía y candidato presidencial Roberto Lavagna calificó hoy como una "manipulación muy grosera" el índice inflacionario oficial de enero, y sostuvo que esa actitud del Gobierno "deja al país nuevamente sin estadísticas muy básicas en lo social, como ocurrió durante el gobierno militar".

Lavagna agregó que en la última dictadura, se adoptaba ese mismo método "justamente para ocultar parte del profundo proceso de redistribución regresiva que tuvo la Argentina".

El ex funcionario kirchnerista, que cuando estuvo al mando de la cartera de Economía pretendió elaborar un índice de pobreza paralelo al oficial, advirtió a radio Continental que hubo una "vergonzosa operación" gubernamental de "copamiento de los puestos técnicos, jurídicos, económicos y estadísticos del ministerio" de Economía, lo que calificó como un acto de "implicancias institucionales graves".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.