John Malone, el magnate de los medios que le hace sombra a Warren Buffett

Andrew Bary
(0)
5 de octubre de 2016  

Pocas personas han generado más dinero para sus inversionistas en los últimos 30 años que John Malone. El magnate de los medios convirtió un reducido grupo de sistemas de televisión por cable, ensamblados originalmente en los años 70, en Tele-Communications Inc. antes de venderla a AT&T Inc. por US$48.000 millones en 1999.

Empezando de cero con algunos resabios de la ex TCI, Malone ha logrado, mediante una serie de maniobras financieras a menudo alucinantes, construir otro imperio mediático, Liberty Media. De la mano de Greg Maffei, el presidente ejecutivo de Liberty desde 2005, lo sigue expandiendo.

Los inversionistas han sido bien recompensados. En la última década, los retornos de inversión de Malone han superado los de Berkshire Hathaway, el holding de Warren Buffett. Un accionista de la original Liberty Media en 2004, antes de que separara en compañías distintas sus operaciones estadounidenses e internacionales, habría obtenido un retorno anualizado de 13%, comparado con 7,5% en el caso de Berkshire y el alza anual de 7,7% del índice Standard & Poor’s 500, que agrupa a las mayores empresas estadounidenses, según los cálculos de Christopher Marangi, codirector de inversión del grupo de value investing de gestora de activos Gamco Investors, de Mario Gabelli.

Pese a los jugosos retornos, todavía queda espacio para crecer. Los múltiples activos y negocios de Liberty se agrupan en cinco grandes grupos: Liberty Media, Liberty Broadband, Liberty TripAdvisor Holdings, Liberty Interactive y Liberty Global. La compleja estructura puede ser difícil de entender para los inversionistas, pero quienes se han tomado el tiempo de estudiarla la encuentran atractiva.

“La fórmula mágica de Malone empieza con buenos negocios que están dentro de su competencia principal, luego instala los equipos de gestión adecuados y hace uso de esas compañías en forma apropiada”, señala Marangi. Los fondos de Gabelli poseen un portafolio de empresas de Liberty. “Una de nuestras reglas de oro para invertir en medios de comunicación y cable es estar en el mismo lado de la mesa que John Malone y alinear nuestros intereses con los suyos”, añade.

Malone, de 75 años, sigue siendo la fuerza motriz de Liberty y aún es igual de reacio a pagar impuestos. Liberty es reconocida por trasladar activos en transacciones que minimizan el pago de impuestos, como escisiones, la emisión de acciones que siguen el desempeño de una compañía pero que no otorgan derechos de propiedad —conocidas como acciones de seguimiento o tracking stocks— y otras maniobras financieras.

“Ningún otro ejecutivo en Estados Unidos ha dominado la complejidad del código tributario a mismo grado que lo ha hecho Malone”, señala Robert Willens, experto en impuestos de Nueva York.

En una entrevista con Barron’s, Maffei, el presidente ejecutivo de las operaciones de Liberty en EE.UU. desde hace más de una década, dijo que la misión de la compañía es simple: “Tratamos de crear valor para los accionistas”.

Maffei, de 56 años, y Malone ven el mundo desde una perspectiva similar y operan un poco como Buffett y su socio de larga data, Charlie Munger, lo hacen en Berkshire. Ambos se concentran en estrategia, adquisiciones y asignación de capital y delegan la gestión diaria de las empresas del conglomerado. “Nos beneficiamos de nuestra capacidad de ser accionistas de largo plazo, y a menudo controladores, además de nuestra experiencia y conocimiento del sector”, dijo Maffei.

Sin embargo, a diferencia de Buffett, Malone y Maffei están dispuestos a vender si el precio les parece adecuado. Orquestaron una venta de DirecTV a AT&T en 2015 en una transacción oportuna. Liberty ha hecho una labor extraordinaria en cuanto a asignación de capital y ha priorizado las recompras de acciones en desmedro del reparto de dividendos. El empresario, quien cultiva un perfil bajo, no estuvo disponible para este artículo.

El imperio Liberty abarca empresas con una capitalización bursátil total de US$80.000 millones. Su participación personal ronda los US$4.000 millones. El empresario es el presidente de las juntas directivas de cuatro de las cinco compañías Liberty (la excepción es Liberty TripAdvisor) y tiene el control efectivo de ellas mediante acciones con supervoto (Clase B), aunque su participación oscila entre 3% y 9%. Maffei controla Liberty TripAdvisor a través de acciones con supervoto.

La estructura puede dejar mucho que desear en cuanto a gobierno corporativo, pero pocos inversionistas se han quejado y muchos grupos de medios controlados por familias cuentan con estructuras semejantes, incluyendo CBS, Viacom, The New York Times y News Corp, la matriz de Barron’s y The Wall Street Journal.

El motivo detrás de muchas de las complicadas maniobras financieras de Liberty es evadir el pago de impuestos por activos que se tienen desde hace tiempo y cuyo valor se ha disparado, reconoce Maffei. Liberty ha sabido invertir. Obtuvo una participación de 40% en la estación de radio satelital Sirius XM Holdings, que ahora vale unos US$13.000 millones, a cambio de un préstamo de US$530 millones durante la crisis financiera de 2008-2009. También compró 27% de Charter Communications en 2013 a un grupo de inversionistas institucionales y el valor de esa participación casi se ha triplicado.

A continuación, un vistazo a algunas de las empresas más interesantes del conglomerado:

Liberty Global. Cuenta con operaciones de TV por cable en Europa Occidental. Cerca de 37% de sus ingresos proviene del Reino Unido y la mayor parte del resto se divide de tres países: Alemania, Holanda y Bélgica.

Se ha hablado de una fusión con Vodafone, aunque el operador británico de telefonía celular indicó que las empresas abandonaron las negociaciones. Aunque una combinación tendría que superar los escollos de los reguladores antimonopolio, brindaría grandes beneficios, como la oportunidad de ofrecer servicios de línea fija e internet inalámbrico.

Liberty Media. El reciente acuerdo para comprar la Fórmula 1 por US$8.000 millones fue bien acogido en Wall Street. La transacción tiene todas las características de Malone: complicada y apalancada, con una baja tasa de impuestos y modestos requisitos de capital. La compra, no obstante, no fue barata y las ganancias de Fórmula 1 antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización no han cambiado mucho en los últimos años.

Liberty Latin America & Caribbean. La compra en mayo de Cable & Wireless Communications por US$7.400 millones catapultó al grupo a una posición de liderazgo en TV por cable, banda ancha y telecomunicaciones en la región. Amy Yong, analista de Macquarie, escribió recientemente una nota que pocas empresas ofrecen “un producto de línea fija/celular para consumidores en 20 países y una red de fibra óptica a lo largo de 30 países”.

—Andrew Bary es editor asociado del semanario Barron’s

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.